Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Robos: Un carterista, en plena acción / YOUTUBE

Así funciona el método del robo mediante el falso abrazo que utilizaba una pareja en Barcelona

Los jóvenes, que han sido detenidos, birlaban las joyas a ancianos con los que forzaban el contacto físico tras una conversación

3 min

Los Mossos d'Esquadra han detenido a una mujer y un hombre de 18 y 19 años en Castelldefels (Barcelona) por presuntamente dedicarse a robar joyas a ancianos con el método del falso abrazo, que consiste en buscar un contacto físico con la víctima para sustraerle objetos de valor sin que se dé cuenta.

Según ha informado la policía catalana en un comunicado este martes, el arresto se produjo en los alrededores del paseo Marítim de Castelldefels, cuando agentes de paisano que pertenecían a un dispositivo para prevenir los hurtos, detectaron a un vehículo sospechoso y lo siguieron.

Los policías vieron cómo, en varias ocasiones, el conductor estacionaba el vehículo y la chica salía para dirigirse a personas de edad avanzada con las que conversaba y, en la última actuación, observaron cómo la joven sustraía un anillo de oro a su víctima.

Los agentes pidieron el apoyo de varias dotaciones que lograron parar e identificar a la pareja de ladrones, que estaban en posesión de la alianza de oro que acababa de ser sustraída y de varias joyas más de oro procedentes de otros hurtos.

La pareja se desplazaba en coche y, cuando veía a un hombre mayor que podía ser un objetivo potencial, ella se bajaba y le abordaba con alguna excusa, una acción que se repitió ese día cuatro veces en 15 minutos.

Por todo ello arrestaron a los dos ladrones, de nacionalidad rumana, por un delito de hurto, y tras pasar a disposición judicial quedaron en libertad con cargos.

Este modus operandi, que utilizan normalmente mujeres de nacionalidad rumana consiste en acercarse a hombres mayores con alguna excusa y buscar un contacto físico, llegando a acariciarles, lanzándoles halagos, pidiéndoles trabajo u ofreciendo sexo, abrazándoles o besándoles, para robarles con relojes, joyas y cadenas.

Estos delincuentes actúan muchas veces sin que la víctima lo perciba, realizando varios hurtos el mismo día en la misma zona antes de cambiar de lugar.