Menú Buscar
La Reina de Inglaterra, Isabel II, posa con sus perros en uno de sus castillos / EFE

A la Reina de Inglaterra se le muere su último perro corgi, ‘Whisper’

El animal tenía 12 años de edad y estaba enfermo desde hacía semanas

3 min

La Reina de Inglaterra se ha despedido de su perrito Whisper (Silbido), el último de los corgie que le ha acompañado en buena parte de su mandato. Según explica la prensa británica, el animal ha fallecido tras estar enfermo en las últimas semanas. Tenía 12 años y este verano acompañó a Isabel II hasta el Castillo de Windsor en Escocia.

Allí ya tuvo que ser atendido por los veterinarios reales, ya que su salud era frágil. Se recuperó lo suficiente para poder regresar hasta Londres. De hecho, ha muerto en el Palacio de Buckingham.

Posado con 007

A la Reina aún le quedan dos mascotas archifamosas, Candy y Vulcan (caramelo y vulcano). Son conocidos por el gran público al aparecer junto a la monarca en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres. Participaban en el scketch en el que el agente secreto más famoso de la isla británica, James Bond, acompañaba a la monarca hasta el estadio olímpico. Participaron Isabel II, Daniel Craig y los dos perros, que son un cruce entre las razas corgui y dachshund.

La Reina de Inglaterra junto a James Bond y sus perros en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres / EFE

La Reina de Inglaterra junto a James Bond y sus perros en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres / EFE

Es conocido que una de las aficiones de la Reina de Inglaterra es criar a sus propios perros. Siempre había mostrado una inclinación por los corgis, por lo que se conoce a esta raza como los perros reales.

Decisión ‘real’

La primera perrita de esta raza fue un regalo para su 18 cumpleaños. Se llamaba Susan y se la llevó incluso a su luna de miel con el Príncipe Felipe. Ha usado a los animales de compañía en múltiples apariciones públicas e incluso ha posado con ellos en múltiples retratos reales. Como el posado que hizo por su 90 aniversario para la archifamosa fotógrafa internacional Annie Leibovitz.

Antes de Whisper, la monarca se despidió de Willow, que murió en Abril, y Holly, que falleció seis meses después del retrato oficial. Ha anunciado a su entorno que no quiere adoptar más perros. Según los medios británicos, está preocupada por quién cuidará de sus animales de compañía después de morir ella.