Menú Buscar
Un agente efectúa un control de alcohol y drogas / EFE

Quintuplica la tasa de alcohol y se hace pasar por guardia civil

Un hombre de 48 años intenta evitar la identificación con una mala actuación

2 min

Afortunadamente, quedará en una anécdota tan ridícula como graciosa, pero el desenlace de la historia pudo ser otro muy trágico por la nula conciencia de su protagonista.

Los hechos han ocurrido en Sevilla, en un control de alcoholemia. El beodo, de 48 años, se ha querido hacer pasar por guardia civil después de que el aparato delator demostrara que quintuplicaba la tasa de alcohol permitida. Con ello, pretendía evitar la identificación.

Una placa de imitación

El Ayuntamiento de Sevilla ha informado este lunes de lo sucedido, así como de que el detenido ha pasado a disposición judicial. El hombre circulaba a una velocidad excesiva por una avenida del barrio de Nervión y entró en la zona de seguridad del control de alcoholemia con maniobras bruscas hasta estar “a punto de atropellar a uno de los agentes”.

Cuando los policías le informaron de que lo someterían a un control de alcoholemia, el detenido les respondió asegurando que era “compañero de la Guardia Civil”.

El conductor ha sido acusado de un delito contra la seguridad vial y de otro por usurpación de funciones, ya que se comprobó que no formaba parte del Instituto armado aunque poseía una placa que imitaba a las que identifican a los agentes de la Guardia Civil.