Menú Buscar
Una foto de archivo de abusos detenido

Piden 11 años de prisión a un hombre por intentar violar a su exmujer

El acusado acudió a la vivienda de la víctima y tiene antecedentes por violencia de género

3 min

El fiscal pide una pena de 11 años de cárcel para un hombre acusado de intentar violar a su exmujer en un piso de Vic y amenazarla de muerte. Además, el fiscal pide que el acusado no puede acercarse a la víctima durante 15 años. El individuo ya tiene antecedentes por violencia doméstica. El juicio debía celebrarse esta semana en la  Audiencia de Girona, pero se ha suspendido porque él no se ha presentado.

La expareja, ambos de nacionalidad china, estuvieron casados 17 años y tienen tres hijos. En 2012 se separaron, aunque todavía no están divorciados. La víctima denunció los hechos que ocurrieron el 7 de diciembre de 2014. Tal y como ella misma relató en la denuncia, pasada la medianoche el ho,mbre entró en la habitación de la mujer con ánimo "libidinoso". El hombre le estiró las sábanas e intentó desnudar a la mujer. La mujer se negó y el hombre se fue. Aun así, más tarde volvió e intentói abrir las piernas de la víctima, ante su nueva resistencia volvió a marcharse. 

Cuando salió de la habitación la amenazó con matarla si la veía con otro hombre. Unas palabras que, según el escrito del fiscal, causaron “un gramo temor” a la víctima.

Unas horas más tarde, hacia las 10h de la mañana, el acusado llamó por teléfono a la víctima con la intención de asustarla y seguir con las amenazas. Le recordó de nuevo que todavía no estaban divorciados, que él seguía siendo su marido y que, si sabía que dormía con otro hombre, la mataría. Por la tarde, hacia las 19h, la volvió a llamar y a amenazar de muerte.

Por todo esto, el fiscal pide al tribunal que condene al acusado a ocho años de prisión por un delito continuado de violación en grado de tentativa y le prohíba acercarse o comunicarse con la víctima durante diez años. También pide que se le condene a tres años más de prisión por un delito continuado de amenazas y cinco años más sin que se pueda aproximar a la mujer ni ponerse en contacto.