Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Francisco, junto a su esposa, durante la preparación de su boda en el Vall d'Hebron / VALL D'HEBRON

Un paciente neumológico se casa en el Vall d'Hebron

La jueza ofició la boda a través de una videollamada y los sanitarios se implicaron de lleno en la ceremonia

2 min

El Vall d’Hebron ha sido testimonio de la boda de Francisco, uno de sus pacientes ingresado en la unidad de Neumología. El acto matrimonial se produjo este jueves, tras recibir el beneplácito de la jueza. La boda solo tuvo dos invitados, que fueron los testimonios.

Los trabajadores del hospital que han tenido mas roce con Francisco se implicaron completamente en la ceremonia y en tiempo record forraron las sillas del centro y fabricaron confetis y serpentinas con trozos de bata. Además, contribuyeron a diseñar el estilismo de la novia.

Humanidad y empatía

El proceso fue sencillo. Un médico residente leyó la carta de Sant Pablo de los Corintios y una jueza ofició la boda a través de videollamada. Por su parte, los demás profesionales adquirieron una tarta y un ramo y las cocinas del centro diseñaron un menú específico para este evento tan inolvidable para la pareja y para los presentes en la celebración.

Mar Sevillano, enfermera supervisora del sistema respiratorio, explicó que este ha sido el “primer casamiento realizado en la planta” y que la implicación de los trabajadores trasciende la parte médica, dado que se enmarca en la “humanización de las curas y la empatía hacia el paciente”.