Menú Buscar
El cuadro 'El grito' de Munch

La nueva hipótesis científica que explica 'El grito' de Munch

El pintor "podría haber estado aterrorizado" cuando el cielo de repente se volvió "rojo sangre ", concluyen los investigadores

3 min

Las nubes psicodélicas en el icónico cuadro El grito de Edvard Munch han sido interpretadas alternativamente como una metáfora de la angustia mental o una representación literal de las precipitaciones volcánicas.

El lunes, no obstante, un grupo de científicos plantearon la hipótesis de que la inspiración del pintor noruego podría haber sido unas inusuales nubes que se forman en lugares fríos a gran altitud.

Teorías precedentes

La primera versión de El grito fue lanzada en 1893. Representa una figura humana oscura que se agarra la cabeza en aparente horror contra el telón de fondo de un remolino, con un cielo naranja-rojo. En 2004, los astrónomos americanos teorizaron que Munch había pintado un cielo brillantemente coloreado por la contaminación de la partícula de la erupción volcánica de Krakatoa 1883.

Munch 320px

Sin embargo, un nuevo estudio, presentado en una reunión de la Unión Europea de Geociencias en Viena, asegurí que es más probable describir un inusual avistamiento de las nubes "madreperlas" sobre Oslo.

Descartada la hipótesis del volcán

Un estallido volcánico no explica la "ondulación" de las nubes de Munch, dijo Helene Muri, una investigadora de la Universidad de Oslo.

Además, los atardeceres volcánicos tienden a ser comunes durante varios años después de un estallido, "mientras que la visión de miedo de Munch era aparentemente una experiencia única, tal como lo describió en su diario", añadió.

En su diario, Munch escribió que el cielo se volvía repentinamente rojo sangre.

Nácaras

Según los expertos, se trataría de nácaras, que requieren condiciones inusuales para formarse --temperaturas muy frías en la atmósfera, en una banda de altitud de unos 20-30 kilómetros--.

Tienden a aparecer en altas latitudes en invierno. Debido a que son delgadas, estas nubes son típicamente invisibles durante el día, pero antes del amanecer o después del atardecer ganan visibilidad. "Sabemos que hubo nubes de nácar en el área de Oslo a finales del siglo XIX", apostilló Muri.

Las observaciones similares de las nubes nacaradas sobre el sudeste de Noruega en 2014, y su asombroso parecido con la pintura de Munch, es lo que provocó las últimas investigaciones.

"Edvard Munch podría haber estado aterrorizado cuando el cielo de repente se volvió" rojo sangre ", concluyeron los investigadores.