Menú Buscar
Imagen de la playa de Torrox / SPANIEN-PORTAL (WIKIMEDIA COMMONS)

Multas de 30 euros por reservar sitio en la playa

El viejo truco de ocupar un buen sitio con la sombrilla en primera línea de mar e irse para volver al cabo de unas horas puede salir caro

1 min

Recurrir a la picaresca para tener un sitio en primera línea de playa este verano puede salir caro. Sobre todo, si cunde el ejemplo de Torrox, un pueblo costero de la Costa del Sol. Llegar temprano, plantar la sombrilla, la toalla o cualquier otro elemento playero para ocupar sitio e irse para volver al cabo de un buen rato se paga con multa en esta localidad andaluza.

La ordenanza municipal es estricta en estos casos, y la policía local actúa de forma similar a como ocurre con los coches mal aparcados: tras detectar los enseres sospechosos de haber sido abandonados, y preguntar por sus dueños a los bañistas, toman nota. Y, si al cabo de un par de horas o más ven que siguen igual, sin nadie que los haya usado, se los llevan al depósito municipal.

Recuperar la sombrilla okupa tiene un alto coste para su propietario: 30 euros. Al cabo del año, pueden llegar a embargarse hasta 300. 

El Ayuntamiento de Torrox ha sido pionero en implantar este tipo de sanciones. La normativa se creó en 2014. Entre el 2015 y 2017, se retiraron cerca de un millar de enseres, de los cuales se recuperaron apenas un 20%. El verano pasado, las actuaciones se redujeron al 75%.