Menú Buscar
Una foto de archivo de un kebab

La UE no prohibirá los kebabs

La polémica de los últimos días se ha despejado: no se prohibirá los kebabs y durums pese a la baja calidad

2 min

En las últimas semanas ha habido un gran revuelo sobre si la Unión Europea prohibiría o no finalmente la venta de kebabs en restaurantes ubicados dentro de la Unión. Finalmente, el Parlamento Europeo ha fallado en contra de poner fin a este tipo de comida y su venta continuará disponible en los restaurantes habituales.

¿Por qué se quería prohibir?

Mucho se ha oído hablar de los efectos perjudiciales de este alimento. Aunque muchos lo acompañen con verduras y pan, el problema reside en la carne y en el uso de elementos químicos que afectan a la salud, en concreto, el uso de fosfatos. La OCU demostró las problemáticas que presentaba la carne en rollo, pero los eurodiputados han decidido que se continúe permitiendo el uso de estos fosfatos en la carne.

Los fosfatos son unos aditivos estabilizantes cuya finalidad principal es la de retener agua y estudios realizados en los últimos años muestran un vínculo entre el consumo de fosfatos y un aumento del riesgo cardiovascular y la mortalidad, aunque no se pueda atribuirse directamente.

Además, han destacado que el kebab que se consume en Europa no es auténtico. El real está hecho totalmente de pollo, cordero o ternera y los que se comercializan están hechos de preparados cárnicos de baja calidad con multitud de carnes. Además, se pone en duda la higiene de los productos analizados, además de la cantidad de grasas y sal, 30% y 6g respectivamente.