Menú Buscar
Los tres jóvenes en una foto de archivo

Tres jóvenes ingleses, culpables del secuestro y la explotación sexual de una menor de 14 años

Los detenidos secuestraron a la chica y la retuvieron durante cinco días obligándola a mantener relaciones sexuales con desconocidos

3 min

Tres jóvenes de Reino Unido han sido declarados culpables de secuestrar a una menor de 14 años, drogar-la y obligar a ejercer la prostitución. Los tres raptores, Jake Cairns, Brandon Sharples y Jack McInally, todos de Coventry, en Inglaterra, raptaron a la menor y tomaron fotografías explícitas de la chica que compartían en la red para venderla como prostituta, en la que aseguraban que era mayor de edd.

Las autoridades creen que la  víctima pudo haber tenido 20 encuentros sexuales durante los cinco días que permaneció retenida. Los hechos sucedieron el 8 de Junio de 2015, cuando la joven salió de su casa y sus familiares denunciaron que no había regresado. La policía emitió una orden de búsqueda para tratar de encontrarla. Los acusados la secuestraron y la retuvieron en una casa de la ciudad hasta el momento en que consiguió escapar.

Según el informe policial, los agentes encontraron a la menor en ropa interior mientras trataba de escalar y salir por la ventana de un primer piso. En ese momento las autoridades procedieron al rescate de la menor y el operativo se saldó con la detención de los tres sospechosos. EEl pasado martes un jurado del tribunal de Warwick determinó en una sentencia provisional que los acusados eran culpables de facilitar la explotación sexual de una menor.

Además, Cairns, el ideólogo del crimen, ha sido declarado culpable de concertar los encuentros sexuales y de distribuir la imágenes de contenido sexual de la menor. El detective a cargo del caso, Jon Barked, declaró "esos tres hombres estaban involucrados en la atroz explotación de una niña. Ellos… hacían dinero forzándola a tener sexo con desconocidos".

Cairns presentó cambios e imprecisiones en las versiones que daba al declarar. De hecho, inicialmente aseguró que no conocía a la menor, aunque después cambió su versión tras iniciarse los protocolos de identificación y conocerse, gracias a las pruebas de ADN, que también había mantenido relaciones sexuales con la menor. Actualmente los tres permanecen en custodia en espera de la sentencia definitiva que tendrá lugar en enero.