Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de agentes de la Policía Nacional, que halló el lunes el cadáver de una mujer devorado por sus gatos / EUROPA PRESS

Hallan el cadáver de una anciana devorado por sus gatos en Madrid

Una vecina avisó al 091 de que llevaba días sin ver a la mujer, que vivía sola y no tenía familia en España

3 min

La Policía Nacional halló el pasado lunes el cadáver de una mujer, de 79 años y nacionalidad colombiana, en avanzado estado de descomposición y con partes de su cuerpo desmembradas tras haber sido comidas por sus siete gatos –cinco de ellos muertos también, según El Mundo– en el distrito de Fuencarral (Madrid).

Fue una vecina la que dio el aviso al 091, preocupada por llevar varios días sin ver a la señora, que vivía sola y no tenia familia en España. Fue entonces cuando agentes de la Comisaría de Fuencarral se desplazaron al domicilio, ubicado en la calle Sant Cugat del Vallés. Tras percibir un fuerte olor que provenía del interior de la vivienda, avisaron a los bomberos para que accedieran a ella.

Falleció hace tres meses

Las primeras pruebas forenses apuntan a que la mujer falleció por causas naturales hace unos tres meses, aunque queda pendiente de confirmarse con los resultados de la autopsia que se realizará en el Instituto de Medicina Legal.

Por otro lado, se ha ordenado realizar una necropsia a viarios de los felinos para confirmar que estos comieron partes del cuerpo de su dueña. Los dos gatos que continúan con vida, aunque en malas condiciones, fueron trasladados al Centro de Protección Animal.

Los vecinos creían que tenía Covid-19

La fallecida no tenía hijos y todos sus parientes residen en Colombia, por lo que su entorno se reducía a sus amistades del vecindario. Estas llevaban semanas sin tener noticias de la mujer, que solía salir en los días de mercadillo y a dar de comer a gatos callejeros–, por lo que sospechaban que podría haberse contagiado de Covid-19.

Tras llamar en varias ocasiones al timbre de su casa e intentar contactar con ella por teléfono, que figuraba apagado, la vecina del bajo llamó al 091 para advertirles de que un fuerte hedor salía de la casa. Agentes se trasladaron al lugar y avisaron a los bomberos. Como no podían abrir la puerta, desplegaron una escalera para poder acceder a la vivienda a través de una de las ventanas.