Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El coleccionista y skater Sören Manzoni en su exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) / EFE

Sören Manzoni: "Barcelona es la capital del skate por su permisividad, la arquitectura y el clima"

El coleccionista inaugura este sábado 15 de enero la exposición ‘Fusta i rodes’ en Casa Seat (Barcelona), con más de 250 piezas que repasan la historia del monopatín

7 min

El primer museo de skate gratuito en Barcelona se inaugura este 15 de enero en Casa Seat de la mano del coleccionista, skater, surfista y DJ Sören Manzoni. Fusta i rodes es un recorrido por la historia del monopatín desde los años 40 hasta los eléctricos actuales, pasando por la película Regreso al futuro.

La exposición es, en realidad, un viaje al pasado, a la habitación de tu adolescencia, a esas tardes de skate y radiocasetes en la plaza de Sants. Es el trabajo del incansable coleccionista Manzoni, que ha seleccionado meticulosamente 250 piezas de su extensa colección --¡más de mil!-- para reivindicar el juguete de su infancia.

--Pregunta: ¿Qué supone para usted encabezar esta exposición?

--Respuesta: Es súper importante para mí y una oportunidad de oro que Casa Seat me haya dejado exponer toda mi colección. Al final, uno va coleccionando y solo lo ves tú, por eso el coleccionismo es un poco enfermizo (ríe). Ha llegado un momento que con el coleccionismo pierdes dimensiones de la cantidad de objetos que tienes. Por eso, creo que hay que exponerlo y compartirlo. Si yo mañana me muero, quiero que alguien lo disfrute.

--¿Se plantea ir más allá?

--Ojalá el día de mañana pueda encontrar un gran espacio y montar un museo del skate subvencionado por Barcelona para que la ciudad alardee de que tiene un museo sobre la historia del monopatín y que toda la gente pueda disfrutar de estas piezas. 

La exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) del coleccionista y skater Sören Manzoni / EFE
La exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) del coleccionista y skater Sören Manzoni / EFE

--¿De dónde nace su afán por coleccionar?

--Fíjate que yo tengo 50 años y 30 de ellos me los he pasado coleccionando. Yo siempre le he tenido un gran cariño emocional al skateboard porque lo asocio mucho a mi infancia. Por aquel entonces yo trabajaba en la primera tienda de skate en Barcelona y eso me dio la posibilidad de revivir ese niño que, al mismo tiempo, se estaba haciendo adolescente pero que seguía patinando. Con lo cual, el coleccionar me viene desde pequeño. 

--¿Solamente colecciona skates?

--Yo siempre he coleccionado de todo, no solo de skates: radiocasetes, pinballs, juguetes, lunchboxes… Pero esta pasión por los monopatines se consolidó con mi trabajo en la tienda. 

--¿Cómo empieza su aventura de recopilar reliquias por todo el mundo?

--Yo ya tenía un stock en Barcelona de cosas que había acumulado cuando estaba en la tienda. Pero luego empecé a viajar mucho por el mundo en busca de las olas surfeando. De esos viajes por Háwai, Indonesia o Tailandia fui consiguiendo piezas únicas de los mercadillos, los rastros locales de las ciudades o las basuras; nunca he comprado nada en Ebay (ríe). Eso es lo que ha enriquecido tanto mi colección. 

--¿En qué se unen el skate y el surf?

--El surf es el origen y, gracias a ello, nació el skateboard. De hecho, hay un eslogan que es "skateboard comes from the surf". Empezó en Estados Unidos, cuando los surfistas no tenían olas y entonces decidieron surfear sobre el asfalto. Para ello, montaron unas ruedas a una tabla de madera, por eso la exposición se llama Fusta i rodes, porque es el origen. 

--¿Barcelona es una buena ciudad para hacer surf?

--Barcelona es una buena ciudad para aprender a hacer surf, no es una buena ciudad para surfear. Pero sí que es una buena escuela para iniciarse en ello. Las condiciones que hay aquí te permiten hacerlo fácil. 

--¿Y para practicar el skateboard?

--¡Totalmente! Barcelona es la capital del skate por una cuestión de permisividad en sus calles, su arquitectura, el clima, por su suelo patinable 100% fácil, por una cuestión de flow… Realmente te puedes transportar y mover con tu skate por toda la ciudad. Además, tienes playa, puedes beber cerveza por la calle y tiene un montón de spots muy famosos que dentro de la comunidad mundial del skate se conocen y eso hace que la gente venga. 

El coleccionista y skater Sören Manzoni en su exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) / EFE
El coleccionista y skater Sören Manzoni en su exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) / EFE

--Imagino que será el MACBA…

--¡No! El MACBA no me representa; yo lo veo como un Lloret de Mar o Benidorm. Sants sí que me representa porque la Plaça dels Països Catalans fue el laboratorio de las tendencias que hay hoy en día.

--Pero la gente de fuera sí que suele ir allí. 

--Ellos caen en el MACBA como punto de aterrizaje, pero luego se mueven por todos los spots de Barcelona. Es más, hay mucha gente de fuera que nos ha enseñado sitios que los de aquí no conocíamos y no les hubiéramos dado uso.

La exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) del coleccionista y skater Sören Manzoni / EFE
La exposición 'Fusta i rodes' en Casa Seat (Barcelona) del coleccionista y skater Sören Manzoni / EFE

--Es usted también el creador del Nasty Monday, ¿cómo surgió esta fiesta?

--Cuando trabajaba en la tienda de skate yo quería expresar y reivindicar la música que me gustaba en aquel momento: The Hypes, The Sounds… el sonido escandinavo que estaba de moda. Entonces nos inventamos esta fiesta para poder pinchar esa música y reunirnos con nuestros amigos y skaters. Era un evento muy Barcelona, muy yo, muy skate, muy underground

--¿Y por qué el lunes? 

--¿Y por qué no? Es contracultura. Era una manera de revelarnos. Y hasta los 50 años he estado bailando y revelándome. Nos lo hemos pasado muy bien.