Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Lydia Lozano estalla contra sus compañeros de 'Sálvame' /TELECINCO

‘Sálvame’ bautiza el rastrillo benéfico de Lydia Lozano como 'Mercadillo de los horrores'

La iniciativa en la que se vendía ropa de los colaboradores del programa de sobremesa logró recaudar 11.000 euros para los afectados del volcán de La Palma

3 min

El mercadillo solidario de Lydia Lozano sigue dando qué hablar. De hecho, el programa en el que trabaja la periodista ha bautizado con un nuevo nombre al rastrillo, que ha celebrado este pasado fin de semana: El Mercadillo de los horrores.

Y es que pese a que se trataba de una obra benéfica, a favor de los afectados por el volcán de La Palma, la celebración no ha hecho más que desatar una nueva guerra en el programa de sobremesa. Varios colaboradores y presentadores reprochan a la televisiva no haber tenido la oportunidad de participar, mientras que otros no lo han hecho por falta de interés.

Laura Fa, el blanco de todas las críticas

Dentro de este último grupo se encuentra Laura Fa, la periodista indepe y amiga de Gabriel Rufián. Entre los motivos que han llevado a la catalana a no participar Fa le trasladó a Lozano que se trataba de una iniciativa un poco “rara”, que incluso se atrevió a tildar de “cutre”.

De hecho, ha añadido que también lo hizo para no entrar en polémicas y que se comparara lo que donaran o vendieran según qué colaboradores. Unas afirmaciones que han sentado como un jarro de agua fría al resto de colaboradores: Para Jorge Javier Vázquez, esto era la máxima muestra de “bienquedismo” y “egoísmo”.

11.000 euros 

No obstante, ante el éxito de la iniciativa con el que Lozano ha recaudado casi 11.000 euros, Fa ha felicitado a su compañera. Sin embargo, casi nadie ha entendido ahora sus palabras y la colaboradora ha terminado por saltar.

Así las cosas, en el otro lado de la balanza se encuentran Kiko Matamoros y Kiko Hernández, quienes recriminan a Lydia que no haya contado con ellos: “Lo podías haber hecho bien ya que lo hace”, le ha reprochado Hernández, mientras le hacía una pedorreta con la boca.