Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antoniodá y Rociito

Sale a la luz la romántica escapada de Antonio David Flores y Rocío Carrasco al Bages

La pareja comunicó su matrimonio a los amigos del exguardia civil quince días antes de que se celebrase la boda

3 min

El tabloide catalán Regio7 ha tirado de archivo para rescatar una noticia publicada en marzo de 1996. En ella, se relata cómo celebraron Rocío Carrasco y Antonio David Flores el anuncio de su compromiso.

Y es que los hechos ocurrieron en un pueblecito muy cercano a Manresa. En concreto, en un bar de Sant Joan de Vilatorrada.

Una cena con amigos

Por aquel entonces, la hija de la más grande residía en Argentona, municipio en el que el otrora guardia civil estaba destinado. Como cualquier pareja de jóvenes enamorados --en tiempos prepandémicos-- los tortolitos decidieron disfrutar de una noche de sábado en compañía de sus amigos.

Según cuenta el citado medio, Rocío y David salieron de cena con los compañeros de él. Unos guardias civiles que se encontraban destinados en la comandancia de la capital del Bages. En el bar de Sant Joan, la pareja anunció sus inminentes esponsales. Una unión que tendría lugar 15 días más tarde.

Un anuncio de bodas

Entre risas y cachondeo, los agentes de la benemérita versaban sobre la posibilidad de cambiarse los turnos para poder asistir al enlace. Sin duda alguna, una de las bodas del año que se celebraría en la finca de la Yerbabuena, el 31 de marzo de ese mismo mes. El anuncio causó furor entre los agentes. De hecho, los festejos empezaron esa misma noche, donde además de cenar unos bocadillos de atún, la cuadrilla de jóvenes tomó varias copas y unos chupitos, supuestamente afrodisíacos, especialidad de la casa.

Cabe destacar que la crónica de 1996, subraya que Rocío se mostró algo indecisa a la hora de escoger el menú. Tal y como relata el periodista Toni Solanelles, Rociíto primero se decantó por un bocadillo de lomo, que luego cambio por otro de jamón, porque no le apetecía comer cerdo para cenar. Ni corta ni perezosa, al percatarse de su incongruencia, modificó su elección y escogió uno de atún.