Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Olga viendo los postres en el juego de recompensa en 'Supervivientes 2021' / MEDIASET

La recompensa más dulce de ‘Supervivientes’

Los concursantes disfrutan de unos deliciosos postres que esconden "o una guinda o una guindilla"

3 min

La comida es un deseo constante entre los concursantes de Supervivientes. Pero ninguno se imaginaba que hoy podrían disfrutar de unos deliciosos postres. La dirección del programa les ha preparado una pastelería en Bosque Cayo Menor, pero con una sorpresa que nadie se imaginaba. 

Cuando Lara Álvarez les ha revelado la recompensa, los concursantes se han echado las manos a la cabeza con los postres que tenían delante: tartas, chuches, cupcakes… Todo con una pinta de ensueño. Lo que no sabían los supervivientes es que algunos postres contenían otros ingredientes que “no estaban tan ricos”. 

Guinda o guindilla

La mecánica de la recompensa consistía en que los concursantes eligieran -sin tocar ni oler- uno de los postres, los probaran y detectaran si contenían ingredientes propios de los cupcakes o algo más inusual. Después, la presentadora en Honduras les leía la recompensa o, de lo contrario, el castigo que tenían que adjudicar a uno de sus compañeros. 

Algunos han disfrutado con su postre, como Omar Sánchez, que ha tenido la oportunidad de comerse un cupcake de dulce de leche. Lara Sajén también ha tenido su recompensa y su postre estaba relleno de fresas. Sin embargo, Tom y Melyssa no han tenido tanta suerte y sus cupcakes contenían ajo y soja respectivamente. Por su parte, Alejandro Albalá se ha comido una magdalena de curry que le ha encantado, aunque esa no era la intención.

El peor postre

La que parecía que tenía la mejor recompensa al final ha sido la peor parada de todas. La presentadora le ha otorgado el privilegio a Olga de elegir la tarta más grande que se quisiera comer, algo que sus compañeros han envidiado. Sin embargo, justo el pastel que ha elegido ha resultado ser de atrezzo y solamente se ha podido comer las fresas que decoraban el exterior de la maqueta. Al menos, los concursantes han podido disfrutar de un sabor más dulce