Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los concursantes de 'La isla de las tentaciones 3' / MEDIASET

"Dependencia" y "toxicidad": una psicóloga analiza las relaciones de 'La isla de las tentaciones 3'

La doctora Aurora López, directora del gabinete Más Vida Psicólogos, examina las parejas del ‘reality’ de Telecinco

8 min

En La isla de las tentaciones, cinco parejas en crisis deciden poner a prueba la fortaleza de su relación. Separadas en dos casas, los dos miembros de la relación conviven con un grupo de solteros y solteras que les ponen a prueba diariamente. El reality de Telecinco no deja indiferente a nadie y está siendo motivo de estudio en cuanto a las relaciones de pareja.

Tanto es así que, Aurora López, psicóloga sanitaria y directora del gabinete Más Vida Psicólogos en Málaga y de manera online, hace un análisis de cada episodio del programa a través de su cuenta de Instagram (@mas_vida_psicologos). A grandes rasgos, en las primeras emisiones se ha podido ver que se repiten patrones masculinos y femeninos con respecto a ediciones anteriores, ya que “los chicos empiezan con más prudencia y las chicas cambian el chip más rápido”.

Parejas desiguales

¿Qué características principales tiene cada dupla? Marina y Jesús son una pareja que lleva cinco años juntos y su relación es “desequilibrada”. “Ella tiene el poder y él lucha por ella”, explica Aurora. Hugo y Lara, tras cuatro años de noviazgo, “tienen expectativas diferentes de su relación”. Lara, por su parte, quiere tener un hijo y Hugo se agobia y rompe con ella, pero después vuelve. 

Lucía y Manuel, una pareja que lleva tres años de noviazgo, tienen una relación basada en la “desconfianza justificada por las infidelidades de él”. Según López, Diego y Lola, después de tres años, tienen “una relación acabada en la que se ha intentado superar una desconfianza sin éxito”. Para la doctora, por el momento, Raúl y Claudia son "los más sanos". 

Publicación de la psicóloga Aurora López / INSTAGRAM
Publicación de la psicóloga Aurora López / INSTAGRAM

Relaciones tóxicas

¿Qué es una relación tóxica? “Cuando sufres más que eres feliz, lloras, hay enfados casi permanentes, habéis roto varias veces, hay celos, desconfianza, luchas de poder, expectativas diferentes, un trato no adecuado y malas formas, entre otros”.

Y es que la mayoría de las relaciones de La isla se podrían catalogar como tóxicas. “Desde mi punto de vista, todos cumplen con alguno de los ingredientes anteriores para considerarlas así”, asegura la directora del gabinete psicológico. “La relación de Raúl y Claudia es la que me genera dudas de momento, ya que parece haber desconfianza por la baja autoestima de ella, pero no sé si le podemos dar la etiqueta de tóxica”, añade.

En manos del destino

Durante la emisión del programa se han escuchado en muchos momentos frases como “que pase lo que tenga que pasar”. El hecho de poner todo lo que suceda en manos del destino es un refugio que “nos da libertad para poder hacer lo que queremos sin remordimientos y justificándonos”, explica la psicóloga. Una trampa para vivir el momento con tranquilidad. 

Como apuntó Aurora López en uno de sus análisis, los chicos niegan las emociones durante las primeras alarmas diciendo que cada vez que suene se beberán un chupito. “Una persona que hace eso muestra signos de inmadurez junto con una mala gestión emocional. Es un mecanismo”, asegura la doctora. 

chupito
Publicación de la psicóloga Aurora López / INSTAGRAM

Dependencia emocional

Las parejas de La isla de las tentaciones también tienen una fuerte dependencia emocional. Estos términos incluyen: necesitar al otro, querer cambiarlo, exigir a nuestra pareja que dé muestras constantes de amor, la voracidad afectiva (desear que en todo momento quiera estar con nosotros), tener pánico a la ruptura y no ser capaz de acabar la relación aún dándonos cuenta de que no somos felices.

En alguna ocasión en el programa se ha escuchado la frase “le quiero por encima de mí misma”. Esto es una falta de amor propio muy grande. “Cuando hacemos esto, nos demostramos a nosotros mismos que no nos sentimos merecedores de algo mejor”, comenta la psicóloga. “Idolatras tanto a tu pareja que eres capaz de anteponerlo a ti en muchas ocasiones, y esto te hace normalizar comportamiento tóxicos”, añade López. 

Rol de consentidor

La psicóloga asigna a Jesús el “rol de consentidor”. ¿Qué significa? “Da la sensación que, de alguna forma, sabe que su novia va a caer y aún así se consienten cosas dañinas para él. Un poco esta rueda de dependencia hacia ella que le hace normalizar o justificar ciertas cosas”, aclara.

Además, en los primeros programas Hugo afirma que le gusta ser celoso y que su pareja lo sea. Sin embargo, los celos no son algo positivo en una relación. Como bien afirma Aurora, “son señal de amor posesivo y dependiente, pero nunca de amor sano”. “El tema de los celos es un mito social muy extendido que creo que debemos derribar por fin”, añade. 

Publicación de la psicóloga Aurora López / INSTAGRAM
Publicación de la psicóloga Aurora López / INSTAGRAM

Ver para desaprender

Aunque en un porcentaje alto la infidelidad se da porque algo no va bien en la relación, existen otras causas. “Puede darse por necesidad de novedad, de dejarte llevar en un momento puntual y por la necesidad de gustar y ser reforzado por un tercero”, comenta la directora de Más Vida Psicólogos. 

Aurora López lo tiene claro: “La isla de las tentaciones es un programa que hay que ver para desaprender y con ojo crítico, para no copiar modelos en nuestras relaciones de pareja”. Además, la psicóloga aclara que “es un reflejo de la realidad social”. “Aunque visto en pantalla parece una barbaridad, son comportamientos que existen en un porcentaje muy amplio de la sociedad. De hecho, llegan a consulta diariamente”, asegura.