Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Meghan Markle y el Príncipe Harry / Minerva97 EN CREATIVE COMMONS

El príncipe Harry y Meghan Markle fichan por Netflix

Los duques de Sussex han llegado a un acuerdo con la plataforma de contenidos para producir documentales, películas y programas infantiles

Carlos Losada
6 min

La pareja compuesta por el príncipe Harry del Reino Unido y Meghan Markle se ha convertido en los últimos meses en una de esas que ofrecen suculentas noticias y la última de ella es que han firmado un importante contrato con la plataforma de contenidos Netflix.

Mediante este acuerdo, la real pareja -aunque ahora no formen parte de la realeza británica por haber renunciado a ello- se encargará de la producción de una serie de títulos en diferentes formatos que pretenden ser uno de los platos fuertes de Netflix, especialmente para todos aquellos que siguen la vida de los duques de Sussex con devoción.

Emolumentos desconocidos

Uno de los aspectos que más interés han suscitado tras hacerse pública la noticia es el salario que recibirán por la labor que llevarán a cabo. Por el momento no se conocen las cifras, pero todo parece indicar que serán de unas dimensiones muy elevadas si se tiene en cuenta que no se va a tratar de una colaboración aislada, sino que el matrimonio formado por el segundo hijo de la fallecida Lady Di y por su esposa trabajarán con la plataforma de contenidos durante un tiempo.

No en vano, la pareja ha creado una productora con la que pretende realizar todos los programas que formarán parte del acuerdo y que seguramente sacarán provecho de la experiencia audiovisual de Markle.

No solo documentales

A pesar de que en un primer momento las previsiones externas pasaban por que los contenidos fueran de estilo documental --recientemente Markle le puso voz a uno sobre elefantes filmado por Disney+--, lo cierto es que ese no será el único formato que realice la citada productora.

Y es que los planes pasan por la creación de los citados documentales, así como de películas y programas destinados a un público infantil, lo que será un gran atractivo que seguramente Netflix destaque en su oferta de contenidos.

Los duques se pronuncian

Como este acuerdo iba a suponer una noticia de gran envergadura en el panorama televisivo, dada la relevancia de los protagonistas, Harry y Meghan han dado su punto de vista con unas declaraciones realizadas al periódico estadounidense The New York Times.

En ellas han expuesto lo siguiente: “Nuestras vidas, tanto independientes entre sí como en pareja, nos han permitido comprender el poder del espíritu humano: el coraje, la resistencia y la necesidad de conexión”, a lo que han añadido que “a través de nuestro trabajo con diversas comunidades y sus entornos para arrojar luz sobre las personas y sus causas en todo el mundo, nuestro enfoque estará en la creación de contenido que informa pero también da esperanza”.

Meghan Markle y el Príncipe Harry sonrientes / Mark Jones EN CREATIVE COMMONS
Meghan Markle y el Príncipe Harry sonrientes / Mark Jones EN CREATIVE COMMONS

Su rol como padres

Además de ese toque filántropo en los contenidos --que no en el salario, de acuerdo con las estimaciones-l, los duques de Sussex quieren aportar su granito de arena en los temas de la paternidad y maternidad. “Como nuevos padres, también es importante para nosotros crear una programación familiar inspiradora, al igual que contar historias poderosas a través de una lente veraz y con la que nos podamos identificar”.

Estas palabras han satisfecho a los dirigentes de Netflix. Y su codirector ejecutivo y director de contenido, Ted Sarandos, ha asegurado que en la plataforma están “increíblemente orgullosos de que Harry y Meghan Markle hayan elegido Netflix como su hogar creativo”. “Estamos entusiasmados de contar historias con ellos que pueden ayudar a desarrollar la resiliencia y aumentar la comprensión de las audiencias en todas partes", ha añadido.

Una temporada muy noticiable

Este viraje hacia el mundo audiovisual probablemente tenga que ver con el pasado como actriz de Meghan Markle, cuya carrera, aunque no fue especialmente exitosa, no pasó inadvertida para algunos tabloides británicos y para parte de la sociedad del Reino Unido, que no siempre han visto con buenos ojos a la esposa de Harry. De hecho, a su faceta profesional había que unirle su origen estadounidense y el hecho de que su madre sea afroamericana.

Esta presión, unida a otras decisiones de la pareja, provocaron que ambos tomaran la decisión de desvincularse de la vida monárquica, es decir, de renunciar a sus títulos nobiliarios en busca de una vida alejada de todo lo que conlleva la casa real británica. "Ha sido un privilegio estar a su servicio --de la Reina Isabel II--. Siempre tuve un enorme respeto por mi abuela, mi comandante en jefe, y estoy increíblemente agradecido a ella y al resto de mi familia, por el apoyo que nos han dado a Meghan y a mí en los últimos meses", declaró el hijo del Príncipe Carlos.