Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Patrizia Reggiani, en su entrevista para Rai /YOUTUBE

Patrizia Reggiani, la 'viuda negra' de Italia: “Maté a Maurizio Gucci porque me irritaba”

La autora del asesinato del heredero de la firma de moda asegura que tiene la conciencia tranquila por el crimen de su marido y 'dispara' ahora contra Lady Gaga

4 min

El 31 de enero de 1998, Patrizia Reggiani, más conocida en Italia como Lady Gucci, era detenida por orquestar el homicidio de su exmarido, Maurizio Gucci. El 27 de marzo de 1995, el heredero de la firma de moda era asesinado por arma de fuego, a la edad de 46 años, a cargo de un sicario que había sido contratado por su propia esposa.

Hoy, casi 25 años después de ese momento, la viuda negra del país transalpino sigue adelante con su elevado tren de vida, tras pasar 18 años en la cárcel, y convertida de nuevo en el centro de todas las miradas después de que Lady Gaga la haya interpretado en La casa Gucci. Ostentado el apellido que la llevó a tocar el cielo desde su apartamento de 150 metros cuadrados en el opulento barrio de Manhattan (Nueva York), Reggiani ha confesado en su última entrevista a la Rai que no se arrepiente por el crimen de su marido.

Su paso por la cárcel 

De hecho, asegura que lo mató porque le irritaba y considera que ya pagó por ello con la condena de 18 años en la prisión de San Vittore, un lugar del cual no guarda mal recuerdo y que ha rebautizado como Saint Vittore Residence. "Siempre fui la reina de San Vittore", ha declarado. 

Reggiani, de familia acaudalada, destinada al transporte de mercancías, sedujó al heredero de la casa de moda de la doble G, en una fiesta a finales de los 60 en la efervescente ciudad de Milán. Dos años después los tortolitos se darían el “sí, quiero”, en una boda que el padre de Maurizio intentó detener contra viento y marea.

Un divorcio multimillonario 

Trece años después de sus esponsales, el heredero de Gucci, convertido en uno de los hombres más influyentes del momento, en parte gracias a la avaricia de su mujer, decidió separarse de Reggiani. El litigio entre ambos se dilató en el tiempo casi una década hasta que en 1991, firmaron un acuerdo de divorcio.

Con todo, Patrizia recibiría una cuantía de cerca de 1.000.000 de euros anuales, al serle otorgada la custodia de las hijas del matrimonio, Alessandra y Allegra. Poco tiempo después se enteraría que su ex se iba a casar con otra mujer, Paola Franchi.

Dardo a Lady Gaga

Una fémina varios años más joven que él, que conoció durante la adolescencia y con quién vivía desde hacía un lustro en un exclusivo ático en la vía Corso Venezia. Reggiani asegura que lo hizo todo por el bien de sus hijas después de enterarse que su padre les iba a dejar una de las cuatro residencias en Saint Moritz (Suiza).

Hoy, apenas mantiene relación con ellas y lamenta que a raíz de la cinta de Ridley Scott tengan que revivir el caso de la muerte de su padre. En este sentido, lamenta también, desde el aprecio que dice tener por Lady Gaga, que la actriz y cantante no se haya entrevistado con ella para interpretar a su personaje: "Me hubiera gustado que viniera a conocerme. Es lo que hacen los buenos actores para meterse en un personaje", ha sentenciado.