Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La familia Campos: Alejandra Rubio, Terelu, María Teresa y Carmen Borrego / EP

El papel de la familia Campos en el documental de Rocío Carrasco

Terelu asevera conocer toda la historias y apunta a que María Teresa fue la clave para que la hija de Rocío Jurado rompiera su silencio

3 min

Ya se conocen doce minutos inéditos y seguidos de la entrevista que Rocío Carrasco grabó poco después de que terminaran sus declaraciones para la serie documental que ha realizado La fábrica de la tele.

En ella, como se ha avanzado durante la semana, asegura que lo que va a escuchar son “cosas difíciles de contar”. Entre ellas está su inteto de suicidio, el “maltrato” que dice haber sentido por parte de Antonio David, la nula relación con sus hijos y cómo se ha sentido ella este tiempo.

Dinero

Las razones que la han hecho hablar, asegura la protagonista, es las ganas de vivir sin “terror”, sin un miedo que dice haber padecido durante 20 años. Claro que también se ha conocido, que la ruptura de este silencio también ha tenido un coste.

Miles de euros por capítulo ha cobrado la hija de Rocío Jurado, hasta alcanzar el millón de euros por las 60 horas que dicen tener. Pero hay mucho más. El clan de las Campos ha podido tener un papel crucial.

Palabra de Campos

La familia siempre ha estado muy unida a Carrasco, especialmente María Teresa Campos, con quien trabajó durante años. Precisamente, ha sido ella quien le ayudó a dar el paso definitivo a hablar.

Terelu asegura que fue su madre llevaba tiempo insistiendo en que lo hiciera, hasta que dijo una frase que “ella la tiene marcadísima”. “Rocío, solo te pido una cosa, no quiero morirme sin que se haga justicia contigo, te lo pido por favor”, le lanzó la matriarca. Una frase que se la volvió a repetir el día de Reyes de este mismo año.

Llantos

La colaboradora de Viva la vida apunta que, sin ver todavía el documental, no le sorprende lo que Carrasco vaya a contar, porque hace años que la familia lo conoce. Unas palabras muy parecidas a las de su hermana, Carmen Borrego.

Por el momento, María Teresa prefiere permanecer callada, no quiere ver nada. “Cuando lo vean todos, yo hablaré porque lo he vivido", adelanta. Eso sí, según Terelu, cuando le comunicó que su amiga había dado el paso y grabado este programa “se puso a llorar y luego me colgó. Me dijo que había seguido llorando tras la llamada, de felicidad por un lado, de saber que de alguna manera ha hecho lo que ella le estaba pidiendo que hiciera".