Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Flores en un plató de televisión / MEDIASET

Nuevo golpe público de Rocío Flores a su madre

La hija de Rociito muestra su apoyo a Gloria Camila y presume de sus últimos retoques estéticos a los que se ha sometido

3 min

Rocío Flores no cesa en su enemistad con su madre. Ni el documental que emitió Telecinco, ni las últimas victorias judiciales de Rociito le han hecho cambiar de opinión.

La colaboradora de El programa de Ana Rosa ha reaparecido en el plató con una nueva imagen tras sus últimos retoques y, además de hablar de ello, se ha posicionado en la batalla legal entre Gloria Camila y Rocío Carrasco sobre la exposición pública de unos supuestos documentos privados de Rocío Jurado.

Situación con Gloria

El juzgado de Alcobendas (Madrid) archivó el caso después de que Rociito entregara un documento en se judicial, "el único que no me hubiese gustado aportar nunca en la vida”, subrayó.

Ninguna de las protagonistas ha dicho nada al respecto. Lo ha hecho Ro. "Gloria pidió que se mostraran unos documentos que ella, como hija, consideraba --y creo que le corresponde-- conocer y al final se ha estado cebando durante muchísimo tiempo y se ha presentado como que no hay documento ninguno", apunta.

Golpe y televisión

Flores considera que en las informaciones al respecto "hay muchas contradicciones, como en el 99% de las cosas” por lo que prefiere no “entrar porque no es mi tema". Claro que tiene muy claro con quién esta: "Gloria no miente, yo no sé lo que hace la otra parte", en clara alusión a su madre. Con estas palabras Ro vuelve a demostrar que la relación con Carrasco no ha cambiado. Tampoco con su tía Gloria Camila de quien, en un momento, se dijo que se había distanciado.

Más allá de los problemas judiciales de la familia, Rocío Flores ha comentado si quiere abandonar la televisión. El inicio de sus nuevos estudios en administración y gestión financieras han hecho saltar las alarmas. Ella las ha desactivado. Se siente “agradecida a esta oportunidad”, aunque no quiere que le reste tiempo a sus estudios. "Siempre he tenido otro tipo de pretensiones", alega.

Nueva imagen

Sobre sus últimos retoques a los que se ha sometido, también está muy orgullosa. Reconoce que, con la pérdida de 25 kilos en dos años y los tratamientos a los que se ha sometido, ha vivido "una metamorfosis a nivel físico y personal".

La influencer afirma que es “muy coqueta” y, pese a solo tener 25 años y haberse inyectado bótox por primera vez, no tiene miedo a pasarse de la raya. “Si te ves bien y no haces daño a nadie, que cada uno se retoque lo que quiera. Yo soy muy real, y que me haga algún retoque sí, pero eso no me quita naturalidad ni quiero fomentar ningún estereotipo", sentencia.