Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El portero italiano de la Juventus, Gianluigi Buffon / EP

Multan a Gianluigi Buffon con 5.000 euros por blasfemar durante un partido de fútbol

El Comité Disciplinario de la Federación Italiana ha sancionado al legendario portero gracias a un audio captado por la ausencia de público en los estadios

3 min

Uno de los futbolistas en activo más longevos del mundo es el portero italiano Gianluigi Buffon. El jugador de la Juventus, a sus 43 años, tiene el récord histórico de partidos jugados en la Serie A, la liga reina del fútbol en Italia, con un total de 653 encuentros. Pero, pese a la larga carrera que lleva este legendario guardameta a sus espaldas, parece que aún le quedan cosas por ver.

Este jueves 18 de febrero, Buffon ha sido multado con 5.000 euros por el Comité Disciplinario de la Federación Italiana de Fútbol. El motivo ha sido que el capitán de la Vecchia Signora empleó “una expresión blasfematoria” durante el partido en el que se impusieron 0-4 al Parma, disputado el 19 de diciembre.

Una sanción 'leve' para Buffon

La Cadena SER ha publicado el escrito de la sanción a Gianluigi Buffon, donde la Federación comunica que cuenta con una grabación de audio de un momento que no fue captado por ninguna cámara de televisión en el que el guardameta se dirige a su compañero Manolo Portavona y expresa: "Me interesa verte corriendo y (blasfemia) sufrir, eh. El resto no me importa un carajo".

La supuesta blasfemia del veterano futbolista fue “porco Dio”, lo que vendría a traducirse como "Dios cerdo". Una expresión que le ha costado una multa de la que puede dar gracias, dado que ha salido mejor parado que otros jugadores, como el centrocampista de la Roma Bryan Cristante o el extremo de la Lazio Manuel Lazzari, a quienes suspendieron con un partido por el mismo motivo.

Aumento considerable de blasfemias

La blasfemia aparece en el código disciplinario de la justicia deportiva italiana. Desde 2010, la Federación Italiana de Fútbol ha sancionado a varios jugadores y entrenadores que han hecho comentarios considerados como una falta de respeto a Dios o a lo sagrado.

Estas multas han aumentado como nunca en esta última temporada, y es que la ausencia de público en los estadios permite que los micrófonos y las cámaras capten mejor las palabras que intercambian los jugadores.