Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pamela Estévez Boullosa /SEPDIGESTIVA

Muere Pamela Estévez, la médico digestiva que adoraba a su familia

La facultativa, especialista del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, ha fallecido a los 40 años de edad víctima de un cáncer

3 min

El Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo (Galicia) ha perdido a una de sus facultativas. Pamela Estévez Boullosa, médica del servicio de Digestivo del citado complejo hospitalario vigués fallecía el pasado 31 de enero a la edad de 40 años, víctima de un cáncer fulminante.

El óbito de Estévez Boullosa ha sobrecogido a sus compañeros y a todos los que la conocían. La recuerdan como una persona amable, tranquila, cercana y simpática, llena de la vida que la enfermedad logró arrebatarle, que vivía por y para su trabajo.

Reconocimiento profesional

Un reconocimiento profesional que en junio del 2020, ponía en valor la propia Sociedad Española de Patología Digestiva al compartía en las redes sociales una de sus intervenciones en un congreso sobre técnicas endoscópicas. Previamente, la labor de la gallega era reconocida por la Consellería de Sanidade de la Xunta.

En 2016, junto al doctor Alfonso Martínez, fue distinguida por la utilización que hacían de unas cápsulas endoscópicas para explorar el intestino delgado. Por medio de esta nueva técnica, se permitía obtener hasta 60.000 imágenes del interior del órgano en ocho horas sin generar malestar a los pacientes.

El pilar de su familia

Pamela, a pesar de que trabajaba y vivía en Vigo, continuaba muy ligada a sus vecinos y a sus amigos de Taboazas, en Avión, y de Valongo, en Cotobade, lugar de origen de donde eran sus progenitores. Fue allí donde la familia sufrió un duro golpe con la muerte de su padre, quien fallecía de forma inesperada.

Tras la repentina muerte de su progenitor, Estévez Boullosa se convertía en el principal pilar de su madre y su hermana. De hecho, su entorno asegura que a partir de entonces se marchó a vivir con ella y la acompañaba siempre cuando volvía a la aldea. Hoy, su muerte les deja un tremendo vacío.