Menú Buscar
Olivia de Havilland con uno de sus premios Oscar en 1946 / WIKIPEDIA

Muere Olivia de Havilland, última gran estrella de la era dorada de Hollywood

La actriz, de 104 años y ganadora de dos premios Oscar, ha fallecido en su residencia de París "mientras dormía"

3 min

Muere a los 104 años Olivia de Havilland. Con el fallecimiento de Kirk Douglas el pasado febrero, se quedó como única representante de la edad dorada de Hollywood. Según ha avanzado Entertainment Weekly​, la actriz se encontraba en su residencia de París, y se ha "ido en paz mientras dormía" este sábado.

Ganadora de dos premios Oscar a mejor actriz protagonista por La vida íntima de Julia Norris (1946) y La heredera (1949), fue una de las estrellas más célebres de la meca del cine en la década de 1940 y de su historia.

Rivalidad con Joan Fontaine

La hermana mayor de Joan Fontaine, con quien mantuvo una rivalidad que les llevó a diferenciarse hasta en el apellido, consiguió su primera nominación a la estatuilla dorada por su interpretación en Lo que el viento se llevó, con su papel de Melanie. ​

Hija de una actriz y de un diplomático británico, nació en Tokio el 1 de julio de 1916 donde su padre estaba destinado. Su hermana siguió sus pasos en el mundo de la gran pantalla --protagonista, entre otras, de la deliciosa Rebecca- y el enfrentamiento entre ambas duró décadas. Cuando Olivia era aún pequeña, la familia se trasladó a California y allí estudió ballet, piano y teatro.

Pasión por el cine

Su pasión por Shakespeare la llevó a interpretar Sueño de una noche de veranopapel que le abrió las puertas de Hollywood. El director austríaco Max Reinhardt, la descubrió con apenas 18 años y le propuso hacer el mismo papel en la gran pantalla para la Warner Bros.

Su debut supuso también su primer encuentro con Errol Flynn, el galán del momento. La química entre ambos traspasó la pantalla y juntos protagonizaron siete películas.

Retiro en París

Tras una prolífica carrera, en los 60 se alejó de los focos, se mudó a la capital francesa, y solo reapareció de forma esporádica para recibir algún premio o reconocimiento. 

Su vida personal también fue discreta. Contrajo matrimonio en dos ocasiones. Primero con el escritor Marcus Goodrich, con quien tuvo un hijo, y tras el divorcio, volvió a hacerlo con el periodista Pierre Galante, con quien tuvo una hija.