Menú Buscar
Megan Rapinoe / FLICKR - JAMIE SMED

¿Por qué es Megan Rapinoe una de las estrellas del momento?

La capitana de la selección femenina de fútbol de Estados Unidos se ha erigido como una de las figuras del año por sus logros dentro y fuera de los terrenos de juego

7 min

Futbolista, campeona del mundo y capitana de Estados Unidos y uno de los fenómenos mediáticos del 2019 en el deporte. Son palabras que sirven para definir a Megan Rapinoe, una de las estrellas del momento que está alzando la voz por la visibilidad del fútbol femenino y contra las políticas del presidente de su país, Donald Trump.

Sus logros y acciones dentro y fuera de la cancha la han disparado como estrella del deporte y referente en la lucha contra las desigualdades en el panorama nacional e internacional.

Estrella del Mundial 2019

El Mundial femenino de 2019 en Francia ha sido el escenario donde Megan Rapinoe ha reinado. Con Estados Unidos ha logrado llevarse el campeonato, pero también el Balón de Oro como mejor jugadora de la competición al anotar 6 goles y repartir 3 asistencias, la Bota de Oro como máxima anotadora y el premio MVP en tres partidos, entre ellos el de la final.

Un 2019 en el que se ha coronado a escala internacional y que ha ampliado así la ya exitosa carrera que tenía hasta la fecha, pues ya fue campeona del mundo en 2015. También ganó con su selección los Juegos Olímpicos de 2012, donde de hecho marcó el primer y único gol olímpico (directo desde el córner) conseguido en unas Olimpiadas.

Lucha por la igualdad

Uno de los aspectos que más han hecho destacar a Rapinoe es su fuerte posición como defensora de la igualdad salarial entre el fútbol masculino y el femenino, la cual no ha dejado de reclamar aprovechando que en esta Copa Mundial de 2019 ha sido un tema recurrente y en los estadios se llegaron a escuchar cánticos de "equal pay" (igualdad salarial en español).

La capitana criticó a la FIFA por programar la final del Mundial femenino el mismo día que la de la Copa América masculina y aseguró que sentían que la FIFA no les tiene el mismo respeto que a los hombres. También citó el ejemplo de que han subido el premio para el Mundial femenino de 2023 a 60 millones dólares, pero a su vez el masculino de 2022 a 440 millones, aumentando así la brecha salarial.

Rechazo a Trump

El campeonato del mundo no había terminado y Megan Rapinoe ya causó conmoción al asegurar que no iría a la recepción presidencial si ganaba su selección por sus discrepancias con Donald Trump, a quien le dedicó palabras críticas:

"Tu mensaje excluye a gente. Me estás excluyendo a mí, estás excluyendo a gente que se parece a mí, estás excluyendo a las personas de color. Estás excluyendo a estadounidenses que podrían apoyarte". "Te estás remontando a una era que no era buena para todos. Quizá lo era para unos pocos y quizá lo sigue siendo ahora, pero no lo es para bastantes estadounidenses".

Un discurso atípico

Tras la victoria en el Mundial la selección visitó el Ayuntamiento de Nueva York. Allí, ofreció un discurso poco convencional en celebraciones deportivas que captó la atención de personas de todo el mundo. “Tenemos que ser mejores. Amar más, odiar menos. Escuchar más, hablar menos. Es responsabilidad de todos hacer de este mundo un lugar mejor".

Y continúa: "Sí, practicamos deporte; sí, jugamos al fútbol; sí, somos mujeres deportistas; pero somos mucho más. Vosotros también. Sois más que fanes. Ha llegado el momento de unirse tras tanta disputa los últimos años. [...] Tenemos que colaborar. Hace falta todo el mundo. A todos os digo: haced lo que podáis, sed más, sed mejores, sed más grandes que nunca".

Aumento de popularidad

Sus resultados deportivos y sus declaraciones no tardaron en comenzar a granjearle popularidad hasta el punto de que según una encuesta publicada por Public Policy Polling el 9 de julio, Rapinoe recibiría un 42% de apoyo frente al 41% que obtendría Trump en unas futuras elecciones presidenciales.

Megan rechazó esta opción, pero ya era consciente de su popularidad y de los focos sobre ella: “Me tomo muy en serio la plataforma que tenemos. Tengo el privilegio de ser una persona famosa y estar en este equipo y ser quien soy, y si me quedo callada, me parece terriblemente egoísta. Me siento responsable de hacer esto”.

Una vida de activismo

La lucha por las causas sociales y políticas de Rapinoe viene de atrás. En 2016 se arrodilló mientras sonaba el himno para apoyar a Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano que hizo el mismo gesto para protestar contra el racismo y la opresión a las minorías. Rapinoe dijo que no podía "permanecer como si nada cuando hay gente en este país que tiene que lidiar con este tipo de cosas".

La lucha a favor del colectivo LGTB ha sido otro de sus grandes frentes. Rapinoe es abiertamente lesbiana (tiene un sutil tatuaje que muestra orgullosa en referencia a ello en el que dice "La naturaleza siguió su curso”, ha colaborado en diferentes instituciones, organismos y asociaciones para combatir la homofobia y, junto a su compañera sentimental, Sue Bird, fueron la primera pareja LGTB en la portada de Body Issue de ESPN.