Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jorge Rubio, marido de Saray Montoya, manda un contundente mensaje a su hermano y a su padre /TELECINCO

El marido de Saray Montoya: “Para mí, mi padre y mi hermano han fallecido”

Jorge reaparece por primera vez en televisión tras el apuñalamiento a su mujer y a su hija con un claro mensaje

3 min

El pasado 1 de agosto, Saray Montoya, exconcursante de Supervivientes, daba a conocer la agresión por arma blanca que había sufrido por parte de dos miembros de su familia. La exconcursante de Supervivientes recibió un total de 15 cuchilladas: cinco puñaladas en la espalda, cinco en el brazo, dos en las piernas y una en la cabeza.

Sin embargo, el ataque no fue únicamente dirigido hacia ella. Su hija, su madre y una prima suya también han resultado heridas por las mismas personas: su suegro y su cuñado.

Jorge reaparece en ‘Viva la vida’

Hoy, tres semanas después de ese momento, Jorge Rubio, marido de Saray, ha entrado en directo por en Viva la vida para contar su versión de los hechos. Según ha contado, todo empezó por una llamada que él mismo realizó a su padre para ser conocedor del estado de salud de su hermana, fallecida por coronavirus esta semana.

Sin embargo, desde el momento en que el presunto culpable del apuñalamiento descolgó el teléfono, Jorge ya se dio cuenta de que algo no iba bien: “Me dice que renuncia de padre y que para mí está muerto”. Acto seguido, recibió otra llamada de amenazas por parte de su hermano, que le hizo presagiar lo peor. "Me decía: 'Te voy a hacer daño'", ha manifestado.

Un mensaje claro

Ante lo acontecido, Rubio afirma que para él, "han fallecido los dos" y reconoce que los problemas con su familia empezaron cuando inició su relación con su esposa: "Aquí lo único que pasa es que desde que yo me hice novio de Saray en mi casa no se cuajó: ellos han intentando desde siempre hacerme la vida mártir, siempre han intentado buscar mi perdición".

Así las cosas, tras la agresión a su mujer e hija, Jorge llamó a su padre para decirle que eso no se hacía, que era de tener poca vergüenza. Al parecer, su única contestación fue: “Ahí la tienes acuchillada como tú querías”. Antes de terminar la conexión, el invitado ha querido mandar un nuevo y contundente mensaje a su progenitor: “Tengo que conseguir que te pudras en la cárcel, tú y mi hermano”.