Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La actriz María Barranco

María Barranco: “Almodóvar es como un novio que está tardando mucho en aparecer”

La actriz repasa su carrera y reclama mayor educación para acabar con la "lacra" de la violencia machista

12 min

María Barranco (Málaga, 1961) es una chica Almodóvar con todas las de la ley. Un título que lleva como “un premio”, pero también ha trabajado con otros grandes del cine español. Sólo le queda una espinita, no haber rodado alguna escena con Luís García Berlanga.

Más allá de eso, la actriz no ha dejado de trabajar. Cine, televisión, teatro… en todos los ámbitos. Aunque la pantalla grande todavía es su pasión, pese a que los papeles, a cierta edad, parecen decaer.

Feminismo

Feminista empedernida, critica que las mujeres se conviertan en viejas a las que les sale una arruga y no pase igual con los hombres. Exige paridad y critica a todos aquellos que niegan la violencia contra las mujeres, “me hacen vomitar”.

Entre el teatro y el cine, su compromiso feminista la lleva hasta el congreso Cincuenter Cultura Oviedo, en el que se defiende el papel de las mujeres a cualquier edad. Una razón más para hacer un repaso a su trayectoria.

La actriz María Barranco
La actriz María Barranco

--Pregunta: En breve participa en un congreso en que se reivindica el papel de las mujeres, ¿Por qué?

--Respuesta: Yo siempre he sido feminista, me encanta el documental que va a presentar allí Chus Gutiérrez, me gusta mucho hablar de las mujeres… Y fíjate en estas últimas semanas los crímenes que ha habido. ¿Esta lacra no va a acabar nunca? Esto sólo se soluciona con educación, pero también con ayuda, que la víctima se proteja, porque a veces se denuncia y te siguen matando. Hay que dedicarle dinero para que haya una red social de protección.

--¿Y qué piensa de los partidos que aseveran que no debe hablarse de violencia machista o contra las mujeres?

--Me enfermo, me pone el cuerpo malo, me entran ganas de vomitar. Me hace gracia porque lo dicen como si cada día cayeran hombres. ¡Es tremendo! Es una sinrazón. Hay que invertir tanto en educación para invertir esta lacra y para llegar a esta igualdad que no llega: hay más paro en mujeres, los sueldos no son los mismos, los altos cargos son casi siempre hombres… Hay muchas cosas por las que luchar. A mí me gustaría quitar la palabra feminismo porque deje de existir esta discriminación y exista la igualdad.

--¿En el cine se ha encontrado este machismo o en alguna situación tensa en este sentido?

--Yo he tenido la suerte de que no, pero sí conozco casos de compañeras. Pero en este país si no exiges la paridad no hay nada que hacer y ahora que se ha exigido cada vez hay más mujeres directoras, guionistas, directoras de fotografía… Veo que esto evoluciona, pero incluso ahora los hombres son más protagonistas en el cine y el hombre mayor sigue siendo el atractivo y la mujer la vieja… Todavía queda mucho por cambiar.

--¿Existe esta discriminación de las mujeres a cierta edad?

--Sí, parece que te haces invisible. Si tienes una arruga parece que no te puedes enamorar o no puedes vivir cosas. Aunque por suerte, al haber más mujeres directoras, cada vez hay más historias contadas desde ese prisma femenino.

--A usted todavía se le llama chica, chica Almódovar ¿Qué supone haber sido y ser una de ellas ahora?

--Bueno, ahora ya soy señora Almodóvar. Yo espero volver a trabajar con Pedro algún día, tener un reencuentro. Es como un novio que está tardando mucho en aparecer. Estoy como Penélope esperando en la estación.

--¿Qué relación existe entre las chicas Almodóvar?

--Pues en la película que voy a hacer ahora, que se llama El Refugio, va a estar Loles [León]. Vernos no nos vemos mucho pero sí hablamos, sobre todo con Rossy [de Palma], con Loles, con Carmen [Maura]. Pero sí es verdad que estas cosas de "chicas" no se la han puesto a las demás, así que es un premio. Yo siempre digo que chicas Almodóvar somos tres y poco más (ríe).

--Bueno, pero además de chica Almodóvar ha trabajado con grandes directores de este país, ¿qué más le queda?

--Me quedan todos los que están haciendo cine ahora con muchísima ilusión. Por ejemplo, mi próxima película la va a dirigir una mujer muy joven y la otra colaboración que tengo es con Chus.

--¿Le queda alguna espinita de algún director con el que le hubiera gastado trabajar y no ha podido ser?

--Trabajar con Berlanga. Me hubiera encantado y se lo decía: “Maestro, yo quiero trabajar con usted”. Y él respondía “es que yo siempre trabajo con gente muy fea”. Y nos reíamos. Me hubiera encantado. He tenido la suerte de poder trabajar con Azcona, con guiones de Pepe García Sánchez, con Fernando Trueba. Y hay gente que deseo que están aquí todavía pero ya caerán y si no, ellos se lo pierden.

María Barranco en los Premios Max / EP
María Barranco en los Premios Max / EP

--¿Cuál es el secreto de su éxito?

--Ya me gustaría a mí saberlo. Lo que está claro es que es una carrera de fondo y que también tiene sus altibajos, es como una noria. Yo siempre digo que en esta profesión o te comes las uñas porque no llama nadie o te comes las ojeras.

--¿Ha tenido momentos de bajón?

--Lo que ocurre es que últimamente he hecho más teatro y parece que si no estás en la tele parece que te has muerto.

--¿Se siente cómoda en todos sitios?

--Yo donde me llamen (ríe). Son formas diferentes de trabajar, pero a los actores nos pagan por mentir. Y si mientes muy bien te pagan mejor. Pero esto es como los hijos, los quieres a todos igual pero siempre hay uno favorito, en mi caso es el cine.

--¿Cómo ve la evolución y la salud del cine español?

--Yo veo que, como en todas las profesiones, esta pandemia nos ha paralizado muchísimo. Entonces, la salud del cine español está tocada. Se han parado muchos rodajes. Yo tenía dos títulos antes de la pandemia y se quedaron ahí y esperamos retomar ahora. Pero desde que existo y me dedico a esto siempre he oído hablar de la crisis del cine español. Me acuerdo que cuando hablaban de ello pensaba, “jodó, ahora que he empezado yo…”. Don Manuel Alexandre decía, “María, hija mía, no. Desde que yo hago cine que existe la crisis del cine español”. Yo espero que cuando pase esta pesadilla que tenemos encima que el Gobierno apoye más el cine todavía, que no lo apoya.

--¿Cómo ha visto la gestión en este sentido?

--Con lo que ha pasado se ha paralizado todo el país, no sólo la cultura. Eso sí, la cultura ha sido siempre la hermana pobre de todo. Espero que, ahora que ve la luz al final del tunel, este Gobierno le dé a la cultura el sitio que se merece. Y creo que se merece mucho porque siempre ha estado abandonada por todos los gobiernos, sea del color que sea.

--¿Cree que las plataformas ayudan o perjudican al respecto?

--Creo que están ayudando mucho. Más que al cine a las series. Pero volviendo a lo antes, las salas estaban cerradas y las películas tenían que salir por algún lado. Las salas no morirán, estoy segura. Ahora todo el mundo puede tener una pantalla de cine en su casa pero como una buena sala no hay nada, no se disfruta lo mismo, no me alimenta igual. El cine, como el teatro, no van a desaparecer.

--Las salas de hecho también tienen ese fantasma de que parece que van a desaparecer.

--Sí, pero fíjate que, en este caso, desafortunadamente sí ha habido muchas salas que han tenido que cerrar. Y hubo un momento en que donde antes había cines se volvían bingos. Los cines de barrio me encantaban, los programas dobles… Yo me metía en una sala y me quedaba horas y horas y lo hecho de menos, como las pantallas grandes. Las pantallas pequeñas de cine me gustan menos, pero mejor que una tele. Además, no me gusta tanto tener que pasar un centro comercial para ir.

--Y para terminar, ¿algún proyecto que tenga en breve?

--El 28 de junio empiezo a rodar en Sierra Nevada. Y tengo una función de teatro, La gran despedida, que me escribió Alberto Conejero que yo digo que no es un traje sino un body de lo bien que me queda, pero se paró y esperamos ponerla en pie el próximo año. Esta función me tiene loca.

--¿Y está pensado que pase por Cataluña?

--Qué malo eres, como metes los dedos. Cuando esta situación se serene, ¿por qué no? Como antes se iba. Espero que esta crispación se acabe pronto. Yo apuesto por dialogar, que es la única manera de arreglar las cosas y no crisparlo todo más. Cataluña ganará y todos vamos a ganar. ¡Con lo que ha sido Barcelona, que ha sido lo más moderno del mundo! El mejor teatro del mundo se ha hecho allí. Era una ciudad donde la cultura era… y ahora se lo han cargado todo. Espero que esta situación se acabe dialogando y que los ríos vuelvan a su cauce. Yo no entiendo que la historia se repite en lo malo.