Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco / MEDIASET

La mala racha de Rocío Carrasco en su último regreso

La nueve estrella de Telecinco pierde parte de su luz con sus últimos programas y aventuras profesionales

3 min

Desde que arrancara la docuserie Contar la verdad para seguir viva, Rocío Carrasco está más en boga que nunca. Su testimonio sobre el maltrato que sufrió por parte de Antonio David chocó a la audiencia y le supuso el apoyo de incluso miembros del Gobierno.

Esta nueva popularidad también le dio más enemigos. Su familia política se le puso en contra, desde su hermana Gloria Camila a su hija, Rocío Flores, sin contar Amador Mohedano, Rosa Benito y tantos otros. De allí, que decidiera hacer una segunda parte para explicar el por qué de tanta animadversión hacia ella.

Audiencias

Este nuevo cometido se ve empañada. En su día, Ana Bernal-Triviño dijo que no iba a participar de esta segunda parte porque era algo más familiar y no tanto de violencia machista. Luego ha aparecido en algunos especiales de Montealto, programas que la cadena improvisó en algunos momentos y que no han tenido ni mucho menos los datos de audiencia esperados.

Telecinco quiso hacer frente a los impedimentos legales que surgieron a la hora de rodar En el nombre de Rocío, con una serie de entrevistas y avances a Rociito. En ellos se ha visto como reconstruían la casa de Rocío Jurado y como revelaba cosas de su madre que ponían en entredicho a su familia mediática, pero no ha suscitado el interés deseado por la cadena.

Concierto

Mediaset ya ha anunciado que trabaja en el montaje del documental, aunque parece que quiere esperar a darle salida vistos los resultados. Por su parte, Carrasco ha querido aprovechar sus apoyos para organizar un concierto para el 8-M y recaudar fondos contra la violencia de género. Una empresa que le cuesta arrancar.

El cartel está repleto de estrellas conocidas del mundo de la canción: Rigoberta Bandini, Ana Guerra, Bebe, Pastora Soler, Edurne, Beatriz Luengo, Soleá Morente, Ruth Lorenzo… Ni con estas ha podido completar el aforo. Quedan cerca de 4.000 entradas por vender, la mitad de la capacidad del WiZink Center. ¿Esta perdiendo apoyos Rocío Carrasco o la sobreexposición mediática le ha jugado en contra?