Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El actor Luis Lorenzo

Luis Lorenzo y su expareja se defienden: "No se ha tocado la herencia"

Los acusados niegan todas las acusaciones que se le imputan aunque reconocen que hubo "algún cambio" en el testamento de la víctima

5 min

Luis Lorenzo y su esposa, Arancha Palomino, están en el punto de mira desde que el pasado viernes comparecieran ante la justicia, acusados como presuntos responsables de la muerte de la tía de ella, Isabel Suárez Arias.

La Guardia Civil tiene indicios de que el intérprete y su pareja habrían envenenado con metales pesados a la mujer, de 85 años, con el fin de recibir su herencia. La fiscalía asegura que la pareja iba a buscar a la octogenaria, le sacaron 30.000 euros y, apuntan, que la víctima acabó por cambiar su testamento.

Hablan los acusados

Ante estos hechos, y las supuestas estafas, amenazas y mentiras del intérprete a sus exparejas, amistades y vecinos, lo han puesto en el ojo del huracán. Ellos, en cambio, niegan que sean culpables de nada, aunque admiten que sí hubo "algún cambio" en la herencia.

El letrado de la pareja, Francisco Pérez Platas, asevera que "no se ha tocado la herencia". Ellos mismos se lo reconocieron: "No hemos cobrado nada de su herencia", ni tan sólo cargaron gastos a sus cuentas. "Es totalmente falso", señala el abogado.

Secreto de sumario

El defensor lamenta que, por el momento, no pueden acceder a las actuaciones que realizó la Guardia Civil. La magistrada del juzgado de guardia de Arganda del Rey (Madrid), que ha decretado la libertad con cargos para los acusados, ha dictado secreto de sumario, pero esperan que se levante en breve.

Los hechos investigados ocurrieron hace un año. La pareja invitó a su casa de Rivas a la mujer, que residía en Asturias. La voluntad era alejarla del resto de la familia e impedir que hablara con el hermano de Arancha, según los detalles de la investigación que han salido a la luz. Este familiar directo fue el primero en sospechar de lo sucedido. No tenía noticias de su tía y se preocupó al ver que no regresaba a casa, por lo que presentó una denuncia por su presunta desaparición.

Sospechas

La Guardia Civil se personó en la casa de Luis Lorenzo que, tranquilo y con una gran sonrisa, les dijo que la anciana se había instalado en su domicilio. Sin embargo, no les permitió ver a Isabel para comprobar cómo estaba. Argumentó que sin una orden judicial, no podían entrar en su domicilio y en junio de 2021 la anciana falleció, supuestamente, por causas naturales, ya que sufría una demencia avanzada.

Luis y su mujer mandaron sus restos mortales a Asturias para que fuese enterrada en su tierra. Sin embargo, el hermano de Arancha, que sospechaba desde hacía tiempo que algo no iba bien, denunció de nuevo a la Guardia Civil el presunto asesinato de la mujer por lo repentino de la muerte y pidió una autopsia.

Pruebas

La justicia le dio la razón y el examen forense al cuerpo de su tía también. Isabel había fallecido por envenenamiento con dos metales pesados, que se encontraron en su cuerpo en dosis elevadas. En su investigación, la policía descubrió, además, que durante el tiempo que la anciana vivió en la casa de Luis Lorenzo, que no tiene trabajo por ahora, la familia se había gastado 30.000 euros de sus ahorros.

Los investigadores sospechan que la asesinada podría haber sido el sustento de la pareja durante esos meses. Además, antes de fallecer, la mujer cambió su testamento. Indicó que la única heredera era su sobrina Arancha. Todo ello ha llevado a la detención del matrimonio.