Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Lola Herrera /EP

Lola Herrera: "Todo lo que conseguimos las mujeres tiene una fragilidad"

La actriz asegura que es feminista por el hecho de ser mujer y tilda de "amenaza" el auge de la extrema derecha en España

3 min

La veterana actriz Lola Herrera se despide de los escenarios a los 83 años después de interpretar durante cuatro décadas de su vida el papel de Carmen Setillo en Cinco horas con Mario. La vallisoletana se ha sentado este domingo en Hora 25 de Cadena Ser, el programa de Aimar Bretos, desde donde ha reflexionado sobre temas como la mujer, el feminismo, el auge de la extrema derecha o el teatro. 

Herrera describe al personaje que hasta ahora ha interpretado como una mujer de una época determinada, muy cercana a la suya y de la que asegura que por aquel entonces las mujeres eran “menos que un mueble”. “Se nos negaba todo, estaba cantado lo que teníamos que hacer y lo que no”, ha afirmado la intérprete.

Una mujer feminista 

Si bien ella reconoce que tuvo la suerte de nacer en el seno de una familia obrera, progresista de mentalidad abierta, que le abrieron puertas con su manera de pensar y de entender la vida: “Eso es la herencia que me dejaron", ha confesado a Bretos.

Para la actriz, que se declara feminista por el hecho de ser mujer, la lucha por la igualdad "está yendo por el buen camino", aunque advierte que todavía falta mucho por hacer. Asimismo, señala que todo lo que consiguen las mujeres “tiene una fragilidad” y, por ello, pide estar “muy alertas”: “Siempre hay alguien que amenaza con que lo conseguido se pierda”, ha proseguido mientras daba a conocer la preocupación que le genera el auge de la extrema derecha en España.   

Cuatro décadas sobre las tablas

Cuando se cumplen 40 años desde que encarnara por primera vez a Setillo, Lola pone una vez más en valor la labor de Miguel Delibes, autor de la novela, con su personaje: “La historia está tan bien escrita que puedes hacerla durante tantos años, pero siempre vas a descubrir algo nuevo", ha señalado.

No obstante, a pesar de que su nombre ha ido siempre asociado al de Menchu y al de la función, ha revelado que recuerda el día del estreno como “un horror”: “Los estrenos son espantosos e iba todo prendido con alfileres. No cerraron el texto hasta dos o tres días antes de estrenar”.