Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La cantante Katia Guerreiro / CEDIDA

Katia Guerreiro: "El fado es el blues portugués"

La cantante regresa España en el marco de un festival de la canción lusa por excelencia

10 min

El fin de semana del 25 y 26 de junio se celebra la XII edición del Festival Internacional de Fado de Madrid. Por sus dos sedes, el CaixaForum y el Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío, pasarán los mayores talentos de la canción popular portuguesa.

Una de las estrellas invitadas es Katia Guerreiro, uno de los máximos exponentes de este estilo musical. Defensora de la esencia del fado, rechaza que las fusiones puedan llevar el nombre de un género al que ha abrazado tras su paso por la medicina y el rock, y al que no deja de cuidar.

Fado

La cantante lleva ya años de carrera y su respeto por esta música es tan grande que aún no se ve capaz de escribir sus propias letras. Deja todo en manos de los poetas y de sus productores. Ella le pone la voz, el cuerpo y el alma.

Con motivo de su paso por el festival, Crónica Directo habla con Guerreiro sobre qué significa no solo este festival, sino el fado y qué conexión tiene a día de hoy con España.

--Pregunta: ¿Cómo enfrenta esta próxima actuación en el festival de fado de Madrid?

--Respuesta: Llena de ganas de volver a cantar en Madrid. El festival tiene una gran envoltura con las conferencias, las exposiciones y los conciertos que, al final, pueden ofrecer una idea más completa para el público que es muy interesante. Este año el tema es el mar, que es una gran inspiración para la creación artística y, sobre todo, porque el fado tiene una relación muy cercana con el mar. Nosotros cantamos la poesía erudita, pero también más contemporánea y popular, y el mar está allá. Es un elemento muy importante e inspirador.

--¿Esta mirada al mar ayuda a darle ese tono nostálgico al fado?

--El fado es melancólico, pero también es alegre. Tiene todos los colores de la vida. El fado es la canción de la vida y tiene todas las emociones. Cantamos la tristeza, alguna euforia, la nostalgia... Hay un poco de todo.

--¿Cree que hay mucho prejuicio de que es una música o quien dice eso es porque no conoce?

--Es porque no conoce y tiene que conocer.

--Volviendo al mar, en su caso el mar y el fado, ambos tienen una relación importante en su vida. Nació en Sudáfrica, se mudó a Portugal y ahora es una gran cantante de fado.

--Más relación aún. Yo nací en Suráfrica, mi familia es de Angola, pero me fui a las Azores con 11 meses. Por tanto, crecí en Portugal, pero en el medio del Atlántico, siempre rodeada de mar. Ya eso creo que es una buena justificación para ser fadista, porque como decía el mar es una gran inspiración para muchos y de las Azores salieron muchos escritores, poetas, músicos, artistas de gran relevancia artística. Hay referencias literarias muy importantes sobre el mar y en el fado la palabra es muy importante.

--De hecho, usted recupera mucha literatura portuguesa tanto clásica como contemporánea. ¿Siente el fado como una herramienta de transmisión de esa poesía a veces olvidada?

--Seguro. Hay mucha gente que después de escuchar fado quiere conocer nuestra lengua para conocer la importancia de la palabra. ¿Por qué una música que es cantada en una lengua que no se entiende da esa necesidad? Porque la palabra es muy importante, tiene un sentido muy fuerte, si no, no emocionaba a la gente. Tiene que ser cantada e interpretada con verdad. Hay mucha gente en el mundo que aprende portugués para entender el fado. En el mundo se me acerca mucha gente y me dicen que tras un concierto mío que vieron hace ocho años tuvieron la necesidad de aprender el portugués y llegan hablando portugués. Entienden que la palabra es muy importante y también ayuda a buscar a los poetas portugueses: Fernando Pessoa, Sophia de Mello Breyner, Pedro Homem de Melo... El fado para mí es una de las formas de arte más identitarias, la más portuguesa de todas.

--¿En ese sentido cree necesario conservar su pureza? La música, cada vez más, se basa más en los ritmos y no tanto en la palabra y hay mucha fusión. ¿Cree que el fado en este sentido mantiene la pureza de poner la atención en la palabra y no en el ritmo?

--Si hablamos de fado, fado sí es la música pura. Porque ahora hay unas nuevas formas a las que no puedo llamar fado. No es una crítica. Hay una nueva música que tiene como origen el fado. Yo la llamaría música urbana portuguesa, porque está llena de portugalidad y que tiene como clara inspiración primera el fado. Pero no hay nada más puro que el fado.

La cantante Katia Guerreiro / INSTAGRAM
La cantante Katia Guerreiro / INSTAGRAM

--A usted por eso se la critica o se le reprocha que es muy purista. Y en cambio viene del rock. ¿Qué le atrajo?

--La energía, la fuerza y la voluntad de compartir. En el rock, que me encanta, queremos saltar encima del público para estar más cerca de la gente. Con el fado yo tengo esas ganas de compartir pero a través del alma, de la voz, de lo que quiero decir, del mensaje. A mí me encantan todo tipo de músicas: la lírica, la clásica, el jazz, el blues... Bueno, el fado es el blues portugués.

--Y ahora, que su último disco fue 'Sempre', ¿qué le atrae? ¿Está ya preparando algo nuevo? ¿Se va a poder ver en este concierto?

--Todavía no (ríe). Sempre salió en 2018 y en medio vivimos una pandemia, así que el pobrecito no vivió lo que tenía que vivir (sonríe). Empezamos a preparar un nuevo disco, estamos muy, muy cerca de iniciar las grabación, pero no. Todavía no estamos preparados para compartir.

--¿La censura no la ha animado a escribir?

--No, la pandemia no es una inspiración. La pandemia me quitó todo. La inspiración se fue, no tenía ganas de hacer nada, porque si no sabía cuándo se iba a acabar todo no sentía escribir nada, ¿por qué? ¿Para quién? ¿Para cantar dónde? No tenía sentido hacer cosas en las que depositar mi energía y creatividad. Porque cuando uno hace un disco, quiere sacarlo rápido, porque en dos meses uno quiere hacer algo completamente distinto. Eso sería tirar el dinero. Fue gestión de recursos: energía, dinero, fuerzas...

--¿Pero empieza ya a escribir sus canciones o prefiere seguir tirando de la literatura como estos últimos años?

--Yo prefiero buscar literatura. Cada uno en su sitio. Yo no soy escritora ni poeta. Cada tanto escribo, hago una música, pero tengo muchísimo respeto a los compositores que lo hacen muchísimo mejor que yo. Igual que yo canto muchísimo mejor que ellos (ríe).

--Por último, ¿cómo ve la relación de España con el fado?

--Tiene una relación histórica porque todos los cantantes de fado vienen a actuar a España y el público es estupendo. Yo ya no sé cuántas veces he cantado en Madrid, Barcelona y por todos lados. Es un público que conoce, que quiere escuchar, que quiere sentir y dejar salir las emociones... Sentir el fado por entero. Hay una relación de amor entre España y el fado.