Menú Buscar
Josh Brolin hace un llamamiento a evitar la práctica del 'butthole sunning' / INSTAGRAM

El actor Josh Brolin se quema el ano

La conocida estrella de Hollywood hace un llamamiento para que nadie siga la moda de broncearse el esfínter

4 min

Cada día aparecen nuevas modas. Algunas interesantes, otras absurdas. Pues bien, el famoso actor Josh Brolin parece haber catalogado una de estas nuevas tendencias como un sin sentido que, además, puede ser peligroso.

Se trata del butthole sunning, la recién extendida práctica de broncearte el ano con el culo en pompa y cara al sol, una moda que deja imágenes dignas de memes. Los expertos en la práctica de asolear el ano aseguran que aporta beneficios para la salud, pero recomiendan no mostrarlo al sol más de 30 segundos. Un tempo que el intérprete no parece haber respetado.

Con hielo y aloe vera en el ano

Brolin, según publica en su cuenta de Instagram, se ha excedido en el tiempo de exposición y ha terminado con el ano escocido y rojo cual guindilla mejicana. Un dolor que le ha impedido disfrutar de una tarde de paseo y compras con su familia y le ha obligado a quedarse sentado en el sofá untándose aloe vera y aplicando hielo en el sitio afectado. 

Tras alcanzar la fama en la exitosa Los Goonies e interpretar, desde entonces, varios personajes duros --entre ellos a Thanos, el supervillano más poderoso del Universo Marvel--, el actor se muestra vulnerable con su ano en una graciosa publicación de Instagram acompañada de la imagen de una influencer. Lástima que no haya colgado la suya, seguro que no tenía desperdicio alguno.

Una explicación sin desperdicio

"Probé eso de tomar el sol en el perineo que tanto he estado oyendo y mi sugerencia es que NO lo hagas tanto tiempo como lo hice yo. Mi agujero de apretar está locamente quemado e iba a pasar el día comprando con mi familia y, en cambio, estoy usando hielo y cremas de aloe para quemaduras debido a la gravedad del dolor", escribía el actor.

"No sé quién demonios pensó en esta estúpida mierda, pero jódete. Seriamente", concluía cagándose de dolor ante el ideólogo de esta llamativa técnica.