Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Messi, los Suárez y los Fàbregas, en Castelldefels /INSTAGRAM

Así ha sido el jolgorio en casa de los Messi al que han acudido los Fábregas y los Suárez

Antonela Roccuzzo y Leo celebran el 34 cumpleaños de la argentina con una gran fiesta en su mansión de Castelldefels

3 min

Antonela Roccuzzo cumplía el pasado viernes 26 de febrero 34 vueltas al sol. Una ocasión muy especial que no ha dudado en celebrar por todo lo alto en su casa de Castelldefels, rodeada de la familia que uno escoge. Sus mejores amigos, el matrimonio Fábregas Semaan, así como los Suárez Balbi y los Busquets Galera, se trasladaban desde sus respectivas ciudades hasta el hogar de los Messi para disfrutar de una jornada memorable.

Junto a Leo Messi, la pareja de argentinos ha abandonado el frio de la capital parisina para pasar unos días de soleado asueto en su mansión, sita en la urbanización Bellamar de la localidad barcelonesa. Una vivienda que se ha llenado de fiesta y de la que han compartido varios momentos en sus perfiles de redes sociales.

"Hermanas de diferente madre"

En las últimas horas, ha sido la propia homenajeada quien ha difundido una serie de instantáneas junto a la mujer de Cesc Fábregas, Daniella Semaan, y la esposa de Luis Suárez, Sofi Balbi. Desde hace años, la amistad que une a estas tres wags es inquebrantable tanto que se definen como hermanas de diferente madre. 

Prueba de ello son las paradisíacas vacaciones de las que cada año disfrutan en las cristalinas agua de Ibiza y Formentera. Si bien, en esta ocasión, quienes tampoco se han perdido la fiesta han sido el centrocampista del FC Barcelona y su esposa instagramer, Sergio Busquets y Elena Galera.

Publicación de Antonela /INSTAGRAM
Publicación de Antonela /INSTAGRAM

Tres matrimonios inseparables

Así lo descubría Roccuzzo al compartir una fotografía junto a sus inseparables. “Lo que adoro a estas mujeres Daniella Semaan, Sofi Balbi y Elena Galera. Gracias por estar conmigo en todas y siempre!”, reza el texto de la argentina. Y es que no cabe duda que los cuatro matrimonios lo han pasado en grande: Sus posados a la orilla de la piscina o el suculento cáterin en forma de bocadillitos que se cuela como telón de fondo lo confirman.

Como colofón final, la última imagen de Anto, que así es como la llaman sus más allegados, muestra a los tres matrimonios juntos en el jardín del chalet, al atardecer. Un idílico momento frente al Mediterráneo del que Roccuzzo tan solo puede decir “Siempre”.