Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La actriz Keira Knightley /EFE

Golpe al machismo en el mundo del cine: Esta es la drástica decisión que ha tomado Keira Knightley

La actriz tacha de "horribles" las escenas de sexo y asegura que en sus contratos incluye una cláusula de "no desnudez"

3 min

La actriz de Piratas del Caribe ha dicho basta. Keira Knightley ha protagonizado un tremendo golpe de efecto al machismo negándose a rodar ninguna escena de sexo que esté dirigida por hombres. Así de tajante se ha mostrado la actriz de 35 años en una grabación para los podcasts de Chanel Connect.

Tal y como ella misma ha contado, desde 2015, incluye una cláusula de "no desnudez" en sus contratos.

La maternidad como punto de inflexión

“En parte es vanidad y en parte también es por la mirada masculina”, ha explicado Knightley, al momento de hacer pública su decisión. “Soy demasiado vanidosa, he tenido dos hijos y prefiero no estar frente a un grupo de hombres desnuda" ha confesado.

Y es que lejos de dejarlo aquí, la británica asegura no estar "interesada" en formar parte de esas "escenas de sexo horrible" en las que "todo el mundo está engrasado y gruñe". Sin embargo, quien diera vida a la señorita Elisabeth Swam en las aventuras que la unieron al capitán Jack Sparrow y a Will Turner, no dice un "no rotundo" a protagonizar escenas de sexo. Aunque para que eso suceda tiene que ser bajo la supervisión de una mujer.

El lado más feminista de Keira

Además, la protagonista de Orgullo y Prejuicio o Love actually se muestra "totalmente dispuesta" a hacer una película en la que se aborde la maternidad desde el máximo de enfoques posible. No obstante, esta no es la primera vez que Keira muestra sus convicciones feministas públicamente.

De hecho, una de sus principales críticas que copó buena parte de la atención mediática, tuvo lugar justo después de que Kate Middleton diera a luz por primera vez en 2015. Entonces, tanto ella como el príncipe Guillermo posaron ante la prensa horas después de haberse convertido en padres. Una actitud que Knightley criticó hasta la saciedad por querer transmitir una imagen muy poco real a las mujeres.