Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador Jorge Javier Vázquez / MEDIASET

Este es el tema del que Jorge Javier Vázquez se niega a hablar

El periodista afirma guardar silencio y ponerse "un esparadrapo en la boca" sin matizar durante cuánto tiempo

3 min

Jorge Javier Vázquez tiene una agenda profesional de lo más ocupada, tanto es así que es imposible que no hable de nada, pero ha decidido callar: “Opto por ponerme un esparadrapo en la boca”.

De Rocío Carrasco no es, ya que va a ser el tema de los próximos meses con la docuserie sobre ella que empieza a emitir Telecinco. Ni tan sólo de la Pantoja, ni de sus citas. Es algo que le ha dado más de un dolor de cabeza.

Actualidad

El presentador está harto de la actualidad, pero no la del corazón, la política. “Lees los periódicos y te vuelves más loco todavía porque es difícil encontrar información. Solo ves opinión, propaganda y titulares que arriman el ascua a su sardina”, lamenta.

Las mociones de censura en Murcia y Castilla y León y la convocatoria electoral en la Comunidad de Madrid, han sido la gota que han colmado el vaso. Él mismo lanzaba a sus compañeros de Sálvame que “ya tendremos suficiente del ‘y tu más’ hasta el 4 de marzo”, en referencia a las elecciones madrileñas.

Sin conocimiento

“Pienso yo que ha llegado el momento de que deje de hablar o escribir sobre política porque la gente debe estar ya hasta más allá de las narices”, considera. “En esta etapa de trasiego lo que me pide el cuerpo es estar en silencio, no avivar llamas, observar y analizar con atención cada movimiento de los partidos”, adelanta.

El de Badalona admite que no se entera “absolutamente de nada”. “He leído más que nunca toda la información política que se ha publicado y lo único que me ha quedado claro es que no tengo nada claro”, sentencia.

Polémica definición

Son ya conocidas sus posiciones políticas, algunas de ellas le han enfrentado a sus colaboradores y con los miembros de algunos partidos. Pese a todo entona el mea culpa: “Ya no escuchamos a los que no piensan como nosotros. Yo, el primero, y no es de algo de lo que me enorgullezca precisamente”.

Todo este conjunto, las críticas a él y su autoconfesado desconocimiento al respecto prefiere no hablar más al respecto. Así lo ha expuesto en su política, pero no ha matizado hasta cuándo. Antes de su anunciado silencio, se atreve a hacer una definición de la política: “el arte de enmarañar cualquier acto con el objeto de que sea perfectamente incomprensible a los ojos de los ciudadanos”.