Menú Buscar
Ederson / GUINNESS WORLD RECORDS

Ederson entra en el Libro Guinness de los Récords

El portero del Manchester City logró el saque de puerta más largo de la historia: 75’34 metros

06.06.2018 16:55 h.
3 min

Aunque todo el mundo mira ya hacia el Mundial 2018, lo cierto es que la temporada futbolística de clubes todavía sigue dejando noticias. Una de las últimas curiosidades está relacionada con el Manchester City, más concretamente con su portero. Ederson Moraes ha inscrito su nombre en el Libro Guinness de los Récords después de conseguir el saque de puerta más largo de la historia.

Bajo la atenta mirada de sus compañeros Kyle Walker, Raheem Sterling y Phil Foden, el guardameta brasileño ejecutó un saque de puerta que llevó el balón hasta los 75’35 metros, es decir, la pelota botó en las inmediaciones del área contraria.

Requisitos para lograr el récord Guinness

Ederson dispuso de tres intentos para lograr su hazaña. Para adjudicarse el récord Guinness, las reglas indicaban que el saque de puerta debía tener lugar desde detrás de la línea del área pequeña y que el pie no podía atravesar esa línea durante la ejecución de la patada.

 

Además, la velocidad del viento también se tiene en cuenta para no dar una ventaja injusta al portero. El día del récord, Adam Brown, adjudicador de Guinness World Records, la midió para asegurarse de que no era más rápida que cinco metros por segundo.

A la tercera fue la vencida

“Desde el principio Ederson estaba ansioso por intentar el récord, parecía seguro y preparado para el desafío. Durante su calentamiento quedó muy por debajo del objetivo y creo que entonces se dio cuenta de lo difícil que es lograr un récord Guinnes”, explicó Adam Brown, que se desplazó hasta el Etihad Campus del Manchester City para dar fe de su hazaña.

Brown explicó que “durante sus intentos oficiales el portero se mostró muy risueño. Las primeras dos patadas se quedaron visiblemente cortas respecto de la distancia necesaria para lograr la marca, y la jovialidad del ambiente se perdió cuando solo le quedaba un intento. Con mucha tensión en el aire, Ederson se compuso y realizó el último lanzamiento. Cuando vi el balón salir de su pie pensé que iba bien, pero cuando alcanzó su pico en el aire y comenzó a descender, sabía que esa sería la patada para lograr la hazaña”.