Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El grupo Dvicio / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Dvicio: “Hay tanta sobresaturación de colaboraciones que ya no sabes ni quién canta la canción”

La banda madrileña, que actuará en Barcelona el próximo 3 de junio, encuentra su identidad en su último disco, 'El laberinto'

11 min

Dvicio es una de las bandas más exitosas del panorama musical español. Formada en 2009, el quinteto, compuesto por Andrés (vocalista) y Martín Ceballos (bajista), Alberto González "Missis" (guitarra y coros), Luis Gonzalvo (batería) y Nacho Gotor (guitarra), ya cuenta con cuatro álbumes de estudio y canciones con millones de reproducciones.

El grupo madrileño presenta su último trabajo, El laberinto, un disco en el que encuentran su identidad. "Queríamos reivindicar mucho nuestros instrumentos y nuestra formación, todo lo que somos nosotros [...] Queríamos que fuera un álbum que sellase la identidad a nivel sonoro que tenemos a día de hoy y que reflejarse sobre todo lo que lo que queremos vivir en los conciertos", aseguran en un encuentro con Crónica Directo en Barcelona. El próximo 3 de junio, la formación actuará en la Sala Apolo por el Festival Mil·leni.

--Pregunta: ¿Por qué ‘El laberinto’?

--Respuesta: El laberinto es un resumen de nuestro paso por la música desde que empezamos hasta ahora. Hemos recorrido muchos caminos que desconocíamos, íbamos para adelante, para atrás, para la izquierda, para la derecha. En la portada del disco se ve que estamos justo fuera del laberinto, saliendo quizás para entrar en otro, pero por ahora es el álbum que tiene más identidad nuestra y hemos encontrado la salida al laberinto.

--P: Hicieron una especie de retiro espiritual para grabar el disco.

--R: Tampoco nos pasemos de místicos [ríen]. Estuvimos una semanita larga en una zona del sur de Francia, cerca de Biarritz, y nos fuimos allí a terminar de grabar el disco. Nos hacía falta estar allí todos juntos inspirados y quisimos también grabar unos vídeos que saldrán pronto. Fue una semana intensa y bonita de poder compartir con el productor y terminar de darle ese último retoque.

--¿Qué etapa muestra cómo grupo?

--La etapa más actual, sin duda, la más madura. Reivindicar mucho nuestros instrumentos y nuestra formación, todo lo que somos nosotros en este último final. Es el disco que queríamos hacer, por eso hemos metido colaboraciones. Queríamos que fuera un álbum que sellase la identidad a nivel sonoro que tenemos a día de hoy y que reflejarse sobre todo lo que lo que queremos vivir en los conciertos. Que lo escuches y te transporte al directo.

--¿Cómo fue el proceso hasta descubrir esa identidad?

--Nos identificamos mucho con ella desde el principio de nuestra carrera. Para este disco, al principio de trabajarlo, en vez de empezar a grabar, estuvimos unas semanas o incluso algún mes escuchando bandas, como por ejemplo una banda llamada Needtobreathe, que es americana y no la conocíamos, y también Imagine Dragons, que lo que están haciendo no gustaba mucho y queríamos implementarlo un poco nuestro sonido.

--Dijeron que “hay laberintos en los que lejos de perderte, te encuentras contigo mismo”. ¿Se han encontrado como banda?

--Sí que es verdad que en estos dos años de pandemia ha habido un parón muy grande en el cual hemos estado mucho tiempo en casa mirándonos en nuestro interior, hemos tenido mucho tiempo para pensar y ver lo que también podíamos mostrar luego a la gente. Nos tocó la salida del anterior disco en plena pandemia y no lo pudimos presentar. Con este nuevo trabajo hemos investigado mucho, hemos sacado lo que teníamos dentro todo este tiempo en cuanto a música, producción y es un álbum más nuestro porque lo hemos hecho desde dentro.

--Dijeron que ‘Arte’, uno de los avances del disco, era uno de los temas más especiales. ¿Qué representa?

--Es la canción que nos dio la dirección para el disco y es un tema que sentimos mucho dedicado a la música, que nunca le habíamos dedicado ninguna canción.

Dvicio / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Dvicio / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

--‘Baby, lo juro’ está inspirada en su época en México, ¿cómo lo vivieron?

--Sí, en realidad es un poco también el recuerdo, un homenaje a todas esas experiencias y aventuras que hemos vivido como amigos y como banda, como el primer viaje que hicimos los cinco como grupo. Y es verdad que escribiendo esa canción recordé mucho todas esas épocas. Hemos cambiado muchísimo desde ese momento respecto a ahora, porque siento que estábamos más pendientes quizás de otras cosas. No tanto a lo mejor de la música, sino que ya que estábamos allí, queríamos emborracharnos y pasarlo bien. Ha cambiado bastante la forma de hacer música y nos gusta darle un poquito de luz a esa a esos años del primer disco.

--’Te pienso a cada hora’ fue el primer avance del álbum. ¿Por qué?

--Era una de las de las canciones favoritas y era un poco la canción que más podía hacer de transición del sonido de antes al de ahora. No queríamos salir directamente con Arte porque era un cambio demasiado radical y Te pienso a cada hora es una canción comercial, que engancha mucho, pero tiene también ese toque de este nuevo sonido.

--El disco tiene muchas facetas, como ‘Calma tensa’.

--Calma tensa presenta el cambio, no aferrarse al pasado y luchar contra las cosas que van cambiando, sino más bien aceptarlas y actualizarse. Intentar no sufrir, integrar el cambio. Además, es aplicable también a cualquier situación.

--¿Por qué lanzar un disco en tiempos de singles?

--Porque queríamos salir de eso. Al final estábamos buscando un cambio, enseñar lo que hoy en día somos y lo que queremos hacer, y para eso creo que necesitas un concepto y un trabajo completo. Si hubiéramos sacado las canciones por separado, la gente no hubiera entendido nada. Para poder enseñar y mostrar ese cambio a la gente y lo que a día de hoy es Dvicio necesitas ese empaque.

Dvicio / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Dvicio / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

--Es un disco sin colaboraciones. ¿Fue premeditado?

--Es premeditado, pero es mucho más premeditado si quieres hacer colaboraciones. Así lo decidimos, porque también cuando quieres hacer muchas colaboraciones tienes que empezar a llamar a mil personas, empezar a mover un montón de agendas, y tampoco era lo que nos apetecía en este momento. Nos apetecía centrarnos en el sonido que te deja El laberinto cuando lo escuchas y mostrarle a la gente que no hace falta estar todo el tiempo mezclando y haciendo colaboraciones. Hay una sobresaturación de colaboraciones que ya no sabes ni quién canta la canción. Nunca me han terminado de gustar las colaboraciones en las que hay tantísima gente. Creo que eso viene mucho del mundo urbano, que en el pop nos hemos fijado que funcionaban y les empezamos a copiar.

--Preparan ya su gira, ¿cómo serán sus conciertos?

--Va a ser más arriba que abajo, lo hemos diseñado así y no queríamos entretenernos demasiado en la balada. Va a haber momentos sensibles y momentos abajo para que también brillen los momentos altos, pero en general va a ser una gira mucho más para arriba que otras. El 3 de junio vamos a estar en Barcelona, en la Sala Apolo, en el Festival Mil·leni, y tenemos muchísimas ganas. Sí que es verdad que el año pasado hicimos un concierto también en Barcelona, pero con el tema de la mascarilla y todo el mundo sentado no fue tan bonito. Después de dos años, volver a los conciertos de antes, volver a estar de pie y además con este disco que llama a saltar, cantar y gritar, hace que tengamos muchísimas ganas de tocar. Sobre todo, por las producciones del álbum que ya estaban pensadas en el directo.

--¿Es algo que tienen en cuenta para hacer las canciones?

--En este disco, la verdad que sí. Yo creo que ha sido también por el tiempo que hemos estado parados. Ha sido plenamente creado para canciones épicas, canciones cantables y canciones en las que hay que estar arriba. Y así esperamos que sea en los conciertos.