Menú Buscar
reinas

La diferencia entre dos abuelas: la reina Sofía y Paloma Rocasolano

Mariángel Alcázar: "La madre del Rey se ha sentido desplazada"

4 min

El conflicto de la reina Letizia y la reina Sofía ha mostrado una realidad: la difícil relación entre suegra y nuera. Las imágenes de la salida de la Misa de Pascua evidenciaron la situación tan tensa que mantienen ambas reinas desde hace años. 

Aunque mucho se ha hablado sobre este hecho, no había sido hasta ahora cuando podíamos ver claramente que la esposa de Don Felipe no se lleva bien con la Reina Emérita. Más allá de esto, seis días después la Familia Real mostró una imagen muy distinta. La reina Letizia y la reina Sofía aparecían juntas y muy sonrientes a la entrada del hospital donde permanecía ingresado el rey Don Juan Carlos tras su operación de rodilla. 

'Pax real'

Una paz que ha llamado mucho la atención a dos periodistas especializadas en Familia Real. Mariángel Alcázar ha analizado en Lecturas el trasfondo de esta disputa familiar: "Letizia, desde sus tiempos de princesa, se considera más una alta funcionaria del Estado que miembro de una familia real, por lo mantiene una barrera muy clara entre su vida oficial y su vida privada". 

Es más, para Alcázar, la diferencia que haría Letizia entre las abuelas es algo que duele mucho a la reina Sofía: "La madre del Rey se ha sentido desplazada y más cuando hay constancia de que se queda al cargo de Leonor y Sofía cuando su madre está fuera. La razón es que la madre de Letizia cumple estrictamente con las directrices de su hija en materia de alimentación y horarios mientras que la Reina Sofía tiene su propio criterio". 

Sofía, sin autorización

Una teoría que refuerza Pilar Eyre en las mismas páginas de Lecturas: "Cuando nacieron Leonor y Sofía, la abuela creyó morir de felicidad" [...] "Pretendía cuidar de sus nietas personalmente como había hecho con sus hijos" [...] "Letizia se hartó, contrató una enfermera especializada en recién nacidos para las niñas y la burbuja de felicidad estalló la tarde en que doña Sofía se presentó en la casa con una caja de juguetes que habían sido de sus hijos. 'Vengo a ver a mis nietas', le dijo a la niñera que le abrió la puerta. 'La señora ha salido...', le contesto esta y cuando Sofía iba a entrar, la pobre chica tuvo que ponerse de escudo humano. 'Usted no está en la lista de personas autorizadas a venir en su ausencia'".

Una relación muy distante entre abuela y nietas que habría llevado a las hijas de Don Felipe a ver a Doña Sofía como una extraña según Eyre: "Leonor y Sofía la miraban como a una extraña. Su 'abu' era 'la otra'. Paloma Rocasolano que prácticamente convivía con ellas".