Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador de 'El Hormiguero', Pablo Motos, entrevista al cantante de Hombres G, David Summers / ATRESMEDIA

David Summers y el éxito de Hombres G: "Nos lanzaban unos 400 sujetadores y bragas por concierto"

El vocalista de la banda rememora algunos de los momentos más surrealistas de su carrera en su visita a 'El Hormiguero'

6 min

Si España tiene alguna banda de música equiparable a los Beatles, esta es Hombres G. El fenómeno fan que desató el grupo liderado por David Summers fue muy destacable desde mediados de los años 80 hasta bien entrados los 2000, en cualquier rincón del mundo y con infinidad de momentos surrealistas que el cantante recuerda con todo detalle a día de hoy.

Un ejemplo de su éxito fue la cantidad de sujetadores que los músicos recogían en cada concierto, el medidor de calidad de esa época. Según Summers, con cada actuación podían llegar a recibir entre 300 y 400 sujetadores, unos regalos que recolectaban y guardaban hasta finalizar la gira: "¿Qué íbamos a hacer? ¿Tirarlos a la basura?".

Hombres G, los 'Beatles españoles'

David Summers visitó El Hormiguero para anunciar la reanudación de la última gira de Hombres G, suspendida hasta ahora con motivo de la pandemia del coronavirus, y el inminente lanzamiento del nuevo disco del grupo, La esquina de Rowland. Pablo Motos, fan de su música, aprovechó la visita del cantante para conocer anécdotas íntimas y surrealistas de la banda, famosos por desatar pasiones entre sus seguidores allí donde iban.

Según el artista, cuando el grupo despegó, su vida cambió para siempre: las fans acampaban día y noche ante su casa. "Había siempre una multitud de entre 50 y 100 personas. Sobre todo adolescentes, y había más chicas que chicos. Era increíble", recordó el líder de Hombres G, que también señaló que "no podía ir a comprar el pan o a cortarme el pelo. No podía ir a nada".

Hasta 400 sujetadores por concierto

Las anécdotas de David Summers son infinitas, pero una de las que más recuerda tuvo lugar fuera de España: "Había hoteles en México que las habitaciones daban a un jardín, y las niñas se colaban dentro. Entonces, se metían debajo de la cama y esperaban durante horas a que yo llegara a la habitación... y salían como desquiciadas. Era la hostia".

Pablo Motos, Barrancas, Trancas y David Summers en 'El Hormiguero' del martes 20 de abril / ATRESMEDIA
Pablo Motos, Barrancas, Trancas y David Summers en 'El Hormiguero' del martes 20 de abril / ATRESMEDIA

En los años 80, era muy habitual medir la calidad de un concierto contando los sujetadores que lanzaban al escenario las mujeres que asistían a los espectáculos, y Pablo Motos se interesó por saber qué hacían con todas esas prendas. "Las guardábamos. Te lo juro", admitió Summers. "Francis, uno de los backliners, se dedicaba a recoger todos los sujetadores y bragas, y teníamos un flight case lleno de ropa interior". Una recaudación que podía alcanzar entre 300 y 400 piezas de ropa por actuación: "¿Qué íbamos a hacer? ¿Tirarlos a la basura? Francis los iba guardando y, al final de la gira, nos echaba todos los sujetadores a la vez".

Una celebración de la vida

A sus 57 años, David Summers reconoció que tiene más fuerza que nunca, pero que en la vida se había imaginado seguir cantando canciones como Sufre mamón a su edad: "A mi exmujer le decía que no me dejara salir al escenario con 50 años a cantarla, pero luego fue mi 50 cumpleaños y la canté". "Tengo muchas ganas de subirme a un escenario, pero lo pienso y me acojona un poco. En 40 años nunca había estado más de un año entero sin subirme a uno", admitió el vocalista de Hombres G, que también recordó el día que pudo cambiar su vida.

"Estábamos en Cali (Colombia) después de un concierto, y alguien nos llevó a una fiesta. Era un descontrol. Alguien me acercó a la ciudad y, en el camino, nos cerraron unos tíos paramilitares, sin camisa, con pistola... Eran de las Farc. Yo iba con un pedo bestial, y se me cortó rápido. Me salió el David Summers diplomático. Le dije que era de Hombres G, y eso me salvó la vida. En aquel momento, me habrían pegado un tiro y me habrían dejado allí", confesó el artista.