Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de policía investiga un accidente EP

Un accidente de tráfico a una joven de 29 años acaba en un presunto caso de acoso y asesinato

El autor del atropello persiguió a la víctima que era una conocida de la familia y vivía muy cerca de ella

4 min

Lo que parecía un terrible accidente de tráfico sen la que falleció una mujer de 29 años se ha convertido en un caso de supuesto asesinato u homicidio, por el acoso previo recibido por la víctima.

La mujer esperaba parada en un stop cuando un coche se la llevó por delante el pasado jueves a las 9.30 horas. La víctima, Jessica Méndez, falleció a consecuencia de las heridas que sufrió después de que el detenido, que residía cerca de la vivienda familiar de la joven, le embistiera con su auto en Porráns (Barro, Pontevedra).

Acoso

La investigación del accidente por eso dio un giro al descubrir que el conductor, José Eirím, de 41 años, tenía cierta relación con la mujer. Ella había sido víctima de acoso por parte del presunto homicida, que ya había sido denunciado por haber pinchado las ruedas del coche del padre de la joven.

El acoso, según confirmaron a las autoridades amigos y familiares de la víctima, era continuo desde hacía tiempo. Ella, trabajadora de una tienda, acudía con frecuencia a la localidad de donde es su padre y parte de su familia, que conocía a su vez a la de Eirín. José se obsesionó con ella. “Si no es para mí no es para nadie”, se le escuchó decir.

Investigación

Los investigadores y testigos apuntan que él no cesaba de llamarla por teléfono hasta el punto de que Jéssica tuvo que cambiar de número. Jéssica recientemente se mudó a otro municipio para vivir con su actual pareja, pero no dejaba de ir a ver a sus abuelos a Barro, donde el acoso seguía.

Cada vez que iba al municipio, él la seguía a todas partes y ese jueves, cuando la víctima fue a ver a su abuela, no fue distinto. José siguió sus pasos hasta el momento del atropello mortal. El dolor en la localidad es tremendo.

Prisión provisional

Tras la detención inicial, la policía ha conociendo estos y otros datos y este lunes el sospechoso ha ido a declarar al juzgado de instrucción número 1 de Caldas de Reis (Pontevedra). El detenido llegó al tribunal sobre las diez de la mañana, oculto tras una sudadera con capucha, y en medio de los gritos e insultos de los allegados de la joven, que exigieron justicia para ella porque "nos jodiste la vida a todos".

El magistrado le ha enviado a prisión comunicada y sin fianza tras la declaración que el detenido ha prestado en sede judicial. José Eirín está investigado por un delito de homicidio o de asesinato, según ha confirmado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que ha aclarado que los cargos se concretarán a lo largo de la fase de instrucción.