Menú Buscar
Mercado de La Boquería, uno de los mercados gastronómicos más importantes / PIXABAY

Un recorrido por los mercados gastronómicos más importantes de Cataluña

La comunidad catalana es una de las regiones que más cuida la esencia de sus platos típicos, y estos espacios son una buena muestra de ello

CARLOS ZAPATERO
6 min

La gastronomía catalana es uno de los principales atractivos con los que cuenta esta comunidad. En sus ciudades es habitual encontrar diferentes bares, restaurantes y ferias gastronómicas que celebran la importancia que la cultura gastronómica tiene en sus fronteras.

Los mercados gastronómicos se han convertido en una seña de identidad de esta región. Característicos por haber sabido mantener su posición y permanecer inherentes al paso del tiempo, en la región catalana existen algunos de los más importantes de toda España.

Mercado de La Boquería

Si hay un mercado que destaca del resto en Cataluña este es, sin duda, el de La Boquería. Ubicado en una de las calles más transitadas, no solo de Barcelona, sino de toda España, es en Las Ramblas el lugar en el que tiene su entrada principal. Con el paso de los años y la fama que ha ido ganando con éstos, este espacio gastronómico se ha posicionado como uno de los principales atractivos turísticos de la capital catalana.

En su interior es posible encontrar una gran cantidad de productos. Desde los más tradicionales de la región, como el embutido, hasta diferentes tipos de pescados, carne y marisco. Especialmente en los últimos años, también han ganado notoriedad los diferentes zumos naturales que acaparan toda la atención. Sin duda, uno de los mercados que, sí o sí, hay que visitar una vez en la vida.

Mercado de Santa Caterina

También en Barcelona se encuentra el conocido mercado de Santa Caterina, muy próximo a la catedral de la ciudad. Además de por la calidad de sus productos con los que cuenta en su interior, llama la atención el edificio en el que se asienta. En su parte superior se encuentra un techo ondulado de colores, influenciado por las obras de Antoni Gaudí, que centra toda su atención. 

Mercado de Santa Caterina / ENRIC - CREATIVE COMMONS
Mercado de Santa Caterina / ENRIC - CREATIVE COMMONS

Fue el primer mercado techado de la ciudad, inaugurado en el año 1848 y reformado en el 2005. Durante la época de la posguerra, este era el lugar al que acudían todos los habitantes de la ciudad en busca de provisiones. Hoy en día concentra una gran cantidad de puestos en su interior, de todo tipo de alimentos. Además de los diferentes bares y restaurantes que se concentran alrededor de él.

Mercado de Lleó

En Girona se encuentra situado uno de los mercados más conocidos en España, el mercado de Lleó, que actúa como centro de distribución de producto fresco de la ciudad de gerundense. En su interior es posible encontrar hasta un total de 60 puestos de comida, que distribuyen algunos de los productos más típicos de esta región de Cataluña, con especial atención a los embutidos. 

A primera hora de la mañana es habitual ver desfilar entre todos sus puestos a algunos de los cocineros más importantes de la provincia, escogiendo los productos frescos que ofrecerán a sus clientes durante el día. 

Mercado Municipal de Cappont

En Lleida se encuentra el Mercado Municipal de Cappont, el que es considerado el mercado de abasto más importante de la zona. Está situado muy próximo al centro histórico de la ciudad y, especialmente en los últimos años, se ha convertido en uno de los grandes puntos de encuentro por parte de todos los vecinos de la misma. 

Su interior cuenta con multitud de paradas con diferentes tipos de productos, además de un supermercado. Fue inaugurado en el año 2011 y son miles de personas las que acuden a él en busca de los productos de la mejor calidad de la zona. 

Mercado de Les Corts

El mercado de Les Corts es otro de los más conocidos de la ciudad de Barcelona, y uno de los más visitados por parte de todos los habitantes de la ciudad. Pese a que se encuentra situado en barrio que no es tan turístico como los anteriores, la calidad que imprime a todos sus productos hace que su visita siempre merezca la pena. La afluencia de visitantes que recibe es tal que ha tenido que ser remodelado dos veces desde su construcción inicial, en el año 1961, una en 1993 y otra en 2008.

Además de los clásicos puestos de mercado tradicional, que ocupan una parte muy importante en su distribución, llama la atención el espacio reservado para productos biológicos y los diferentes bares especializados en pescados y marisco que acoge en su interior.