Menú Buscar
Meghan Markle con un vestido negro y uñas oscuras durante unos premios en Reino Unido / INFOBAE

Meghan Markle contra el protocolo real inglés

La atrevida forma de ser de la duquesa de Sussex le ha hecho enfrentarse (y saltarse) en varias ocasiones a las normas protocolarias desde que forma parte de la familia real

4 min

Los miembros de las familias reales se preparan desde una edad muy temprana a las costumbres y el protocolo que marca pertenecer a la aritocracia. Sin embargo, adaptarse a unas normas tan estrictas suele ser complicado para aquellas personas que entran en las familias procedentes de otros estrato social. Y si no, que se lo digan a Meghan Markle, actual duquesa de Sussex. 

La actriz se casó con el príncipe Harry de Inglaterra el pasado mayo. Desde entonces, su vida ha dado un vuelco y ha tenido que lidiar con los dictámenes protocolarios de la casa real inglesa, considerados de los más duros de todas las casas reales europeas. Meghan Markle parece estar dispuesta a ello --ejemplo de ello es que abandonó las redes sociales en cuanto se anunció el casamiento--, aunque en ocasiones prefiere saltarse las normas.

Una duquesa muy social

Meghan no olvida que, antes que aristócrata, fue actriz y en el mundo de los focos ser amable y cercana con los seguidores y admiradores es crucial. A pesar de que cerró su perfil personal en Instagram, la duquesa de Sussex no duda en dejarse fotografiar y hacerse selfies con las personas que esperan horas para verla a ella y a su marido. 

Una de las anécdotas más sonadas fue la de la firma de un autógrafo a una niña de 10 años. Los miembros de la realeza no suelen estampar su firma en documentos que no sean oficiales por razones de seguridad; sin embargo, la duquesa Meghan no solo lo hizo sino que lo acompañó de una carita sonriente y un corazón. 

Vestidos 'atrevidos'

El estilo de la exactriz también ha dado mucho que hablar entre los expertos en protocolo real. El primer viaje a solas junto a la reina de Inglaterra fue crucial. El estilo de Queen Elisabeth es conocido --entre otros detalles-- por sus sombreros y, como no podía ser de otra manera, en aquel viaje usó uno. Los ayudantes reales entendieron, pues, que Markle haría lo propio, pero ella optó por contradecir a la reina y fue a cabeza descubierta. 

reina Isabel y Meghan Markle sombrero

Meghan Markle y la reina Isabel II / REUTERS

También fue fuertemente criticada en una ocasión en la que eligió un vestido que dejaba al aire sus hombros y que los entendidos tacharon de "inapropiado" para una persona perteneciente a una familia real. Y la lista sigue: la mujer de Harry es aficionada a olvidarse las medias y prefiere lucir piernas (en ocasiones, con vestidos y faldas muy por encima de la rodilla). 

El 'look grunge' de sus uñas

El último desplante al protocolo real inglés por parte de Meghan Markle sucedió hace unas semanas. La duquesa apareció en público con un vestido negro ceñido que marcaba su silueta de embarazada de forma discreta pero evidente. Aunque las críticas le llevieron, sin embargo, por el color de sus uñas. 

Fue invitada a la gala de los premios de la moda británica en Londres y a ella se le encargó entregar el premio a Clare Waight Keller, de Givenchy, quien confeccionó su vestido de novia. En el momento de subir al escenario, el mundo de la moda puso un ojo en sus manos, y no porque en ellas llevara la estatuilla a entregar: la duquesa se había hecho una manicura con un color oscuro, casi negro, a conjunto con su vestido. Una norma no escrita pero "poco adecuada" para una representante de la Casa Real.