Menú Buscar
Cartel oficial de 'Malasaña 32' / site oficial BAMBÚ PRODUCCIONES

La historia real de Malasaña 32

El estreno en cines de la película esconde una gran cantidad de secretos en su argumento

CARLOS ZAPATERO
6 min

Desde el estreno de la película Malasaña 32, el barrio madrileño se ha convertido en un lugar de peregrinación para todos los amantes del cine de terror. Esta película es considerada el primer film de este género que está inspirado en el popular barrio de la capital española. No obstante, su presencia no está más que llena de curiosidades.

El primer aspecto a tener en cuenta es que el número 32 de la calle Manuela Malasaña no existe, aunque la película sí se basa en el ambiente castizo de esta zona de Madrid. Los amantes de esta historia tendrán que caminar hasta Plaza España, a diez minutos de la calle en cuestión, que es el lugar que ha actuado como escenario principal de la obra. El edificio se encuentra en el número 3 de la calle San Bernardino, concretamente en el Edificio Montano. La calle Manuela Malasaña finaliza en el número 30.

El edificio Montano

Es el Edificio Montano el lugar que da cobijo a las situaciones aterradoras que se viven en el apartamento 3ºB, aunque los hechos narrados en la película nada tengan que ver con él. El espacio en el que suceden todos los sucesos extraños que se cuentan en la obra, basados en antiguas historias acontecidas en la ciudad. Sin embargo, inicialmente, este edificio estaba dedicado a la venta de pianos, concretamente de la marca Vicente Montano. No obstante, fueron los hijos del dueño del edificio los que decidieron transformar la finca hasta proporcionarle un aspecto decimonónico, que es el que actualmente se puede apreciar en la obra.

Pese a la reforma, su interior mantuvo la esencia de la fábrica y la tienda de pianos que albergaba en el pasado. No obstante, también comenzaron a instalarse varias familias en los pisos que desde entonces guarda en su interior. Además de un espectacular salón que permite asistir a diferentes audiciones y recitales. Hace algunos años, el edificio se convirtió en el hogar de algunos de los artistas nacionales más relevantes de la época, como Pau Casals, por ejemplo.

La fábrica no aparece en la película

Pese a que la fábrica y los salones de audiciones no aparecen en Malasaña 32, lo cierto es que su presencia es uno de los aspectos que siempre ha caracterizado a este edificio histórico. Pese a que en la actualidad estos espacios ya no existen, la realidad es que actualmente todavía son muchos los curiosos que acuden a este lugar a preguntar acerca de su existencia.

Además de todo ello, es muy notable el aspecto del que gozan las zonas comunes del edificio, especialmente diseñadas para ofrecer un clima repleto de encanto y un ambiente muy peculiar.

Un aspecto muy oscuro

La fábrica de pianos Montano cesó su actividad en el siglo XX. Al poco tiempo, en su interior se instaló una biblioteca de la Escuela de Peritos Industriales, que ocuparon los talleres y los laboratorios de la antigua fábrica musical que acaparaban toda la atención. En el año 1956 fue el Instituto de Enseñanzas Profesionales de la Mujer la institución que se hizo cargo del espacio y en el año 1970 este se reformó para dar cabida a la tienda de decoración Rustika, que alargó su actividad hasta el año 2014.

No obstante, el pasado del edifico también guarda una serie de sucesos que conviene destacar. La heredera de la familia propietaria del edificio, María Jesús Moreno, fue ingresada en un centro tutelado por la Fundación Afal Futuro, debido a que padecía demendencia y síndrome de diógenes. Cuando estaba tutelada por esta fundación ocurrió uno de los hechos más oscuros del lugar. Misteriosamente, su testamento se modificó para donar los bienes que tenía en propiedad a la Fundación Reina Sofía. Y el edificio fue vendido por Afal en extrañas circunstancias, de las que todavía hoy no se conoce demasiado. 

Acusada de modificar el testamento

Fue entonces cuando la Fundación Afal fue acusada de haber modificado su testamento para donar sus bienes, al igual que hizo con otros ancianos que también tutelaba y en cuyas acciones ya existía una sombra. Este caso se hizo público en el año 2014 y no fue hasta el año 2018 cuando comenzaron las investigaciones al respecto.

Actualmente todavía se está estudiando el papel de los nueve responsables de la fundación como consecuencia de las modificaciones realizadas tanto en este testamento en cuestión, como en el resto de los que todavía surgen una gran cantidad de dudas.