Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de Frida Kahlo / MUSEO FRIDA KAHLO

'Frida Kahlo: The life of an Icon', la artista como nunca antes la habías visto

Una retrospectiva inmersiva que acerca al visitante a la figura de todo un icono del arte

Victoria Herrero
6 min

Descubrir la vida de una de las grandes pintoras (convertida en mito) de todos los tiempos será una realidad en otoño para todos los que vivan en Barcelona o visiten la Ciudad Condal a partir del próximo mes de noviembre. Esta es la fecha elegida para la inauguración de una experiencia inmersiva sobre Frida Kahlo bajo el nombre Frida Kahlo, The life of an Icon, que se podrá ver en el Centro de Artes Digitales IDEAL.

Una oportunidad única para que todos los visitantes que se acerquen puedan descubrir de primera mano la biografía y la obra completa de Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, el verdadero nombre de la artista nacida en Coyoacán, demarcación territorial de Ciudad de México. Todo un recorrido por sus trabajos pictóricos, pero también por la parte más personal de Frida como mujer, amiga, esposa, hija y amante. Todo un mito que traspasó fronteras en pleno siglo XX.  

La exposición

Esta muestra permitirá al visitante meterse, con permiso de la artista, en su intimidad al tiempo que va conociendo el entorno en el que vivió siendo una niña, así como los acontecimientos que marcaron su personalidad y su vida. Un camino expositivo que se va desarrollando gracias a proyecciones de gran tamaño dentro del ámbito de la realidad virtual y que se van mezclando con elementos más clásicos y convencionales que se pueden ver en una exposición. Todo en un amplio espacio de 2.000 metros cuadrados de un antiguo cine en el barrio barcelonés de Poblenou.

Coproducida por IDEAL, ARF y Frida Kahlo Corporation, en esta experiencia se reúne un amplio catálogo de fotografías, así como de objetos, documentos y elementos de la pintora que hasta ahora permanecían ocultos al gran público. Elementos que dan, además, buena cuenta de esa vida y obra de una mujer que atrapa, sorprende e inspira a través de su recuerdo y que fue todo un ejemplo (no solo en el ámbito más artístico) de su fortaleza, rebeldía y talento.

Imagen del cartel de la exposición sobre Frida Kahlo / IDEAL BARCELONA
Imagen del cartel de la exposición sobre Frida Kahlo / IDEAL BARCELONA

Su obra

Frida Kahlo fue una pintora mexicana que sobre todo fue reconocida a nivel internacional por la fuerza de su mensaje, profesional y personal, y que se convirtió en todo un icono pop de la cultura de su país de origen. Autora de cerca de 150 obras, sobre todo en los que ella misma se autorretrataba, la mayoría de estas reflejaban sus dificultades para sobrevivir. Y es que su vida estuvo marcada para siempre por un accidente ocurrido cuando era joven y que no solo la mantuvo en cama durante mucho tiempo, sino que hizo que pasara por el quirófano en 32 ocasiones. 

Traspasando las fronteras mexicanas, en el año 1939 Frida llegó a exponer en Francia gracias al apoyo de André Breton. Precisamente, uno de los cuadros que viajó con ella hasta Europa fue la primera obra de un artista mexicano que fue comprada por el Museo del Louvre. Un éxito que a ella misma le costaba asimilar al mismo tiempo que despertaba la admiración de otros colegas de profesión e intelectuales como Pablo Picasso, Vasili Kandinski o Marcel Duchamp entre otros. Un aplauso unánime que creció sobre todo tras su muerte.

La Frida más personal

Cuando se habla del nombre de Frida Kahlo irremediablemente hay que hacerlo del gran amor de su vida, el también pintor Diego Rivera, al que conoció en el año 1928 gracias a mediación de Tina Modotti. Una relación amorosa que comenzó años antes por la admiración que la pintora sentía por la obra del que en el año 1929 se convertiría en su marido. Una unión donde no faltaron las polémicas, e infidelidades por parte de ambos, en un entorno de lo más creativo entre dos grandes de la historia del arte y con el drama presente durante años por no poder tener hijos. 

Frida Kahlo murió en la misma localidad que la vio nacer en verano de 1954 y sus restos fueron velados en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Tras ser incineraba, sus cenizas reposan en el la conocida Casa Azul de Coyoacán, el lugar que la vio nacer. Empezaba entonces el mito de una mujer que no solo fue un referente a nivel artístico, también todo un símbolo del feminismo, ya que fue de las primeras autoras que expresó en su obra la identidad femenina (alejada de lo tradicional) desde su particular prisma.