Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una de las aplicaciones de repaso escolar / Kelly Sikkema en UNSPLASH

Las mejores aplicaciones para que los niños repasen durante el verano

Una forma divertida y didáctica de recordar todo lo aprendido durante el curso escolar

Victoria Herrero
5 min

La llegada del verano es la llegada del sol, de las buenas temperaturas y de las vacaciones para todos; lo que incluye a los más pequeños de la casa, que terminan su curso escolar y tienen por delante semanas para divertirse y no parar de disfrutar. Eso sí, entre tanta diversión también puede haber hueco para unos cuantos deberes, no muchos, para repasar las materias aprendidas los meses anteriores. Algo que puede hacerse de forma dinámica y entretenida gracias a la última tecnología y a las mejores aplicaciones

Atrás quedaron ya esos cuadernillos de vacaciones de toda la vida para repasar no solo capítulos de la historia o de geografía, sino también para hacer operaciones matemáticas o dar forma a alguna redacción en papel sobre los meses de verano. Unas clases de refuerzo que vendrán muy bien para algunos ratos en los que el aburrimiento aparezca y que servirán a los más pequeños para ir más preparados de cara a septiembre

Un niño haciendo ejercicios en una cartilla, el pasado de las aplicaciones /Annie Spratt en UNSPLASH
Un niño haciendo ejercicios en una cartilla, el pasado de las aplicaciones /Annie Spratt en UNSPLASH

Conocimientos básicos

Si uno tiene niños en las primeras etapas del colegio, en Educación Primaria, la aplicación de nombre Academons es ideal para reforzar esos conocimientos alrededor de sus primeras matemáticas, así como algunas nociones de inglés, ciencias naturales o lengua. Una plataforma creada por profesores de esos cursos y que no solo tiene contenidos teóricos, también ofrece la oportunidad de hacer ejercicios prácticos con más de 20.000 divertidos juegos

De esta manera cada padre puede ir consultando cada semana el ritmo de aprendizaje y desarrollo de su hijo durante estas vacaciones de verano y establecer una rutina propia de estudio. Esta útil aplicación está disponible para los sistemas operativos Android e iOS y se puede probar de manera gratuita antes de descargar esta plataforma cuyo método educativo está avalado por la Universidad de Nebrija.

Método Montessori

Los que sigan este sistema de aprendizaje de manera habitual también pueden continuarlo en verano con la aplicación Montessori Monster Math Lab que ofrece al usuario toda una serie de ejercicios de lo más interactivos. Eso sí, para aquellos a los que no les gusten las matemáticas o les cueste un poco eso de las divisiones y las sumas, los cuatro monstruos protagonistas de esta plataforma son unos especialistas en números y esta es su forma de enseñarlos. 

Por medio de un enfoque sencillo, se explican las primeras operaciones (a partir de niños de 5 años) para que los más pequeños de la casa puedan cogerle el truco a esto de las matemáticas. Un repaso que se va haciendo de manera progresiva y viendo la evolución del alumno. Montessori Monster Math Lab está disponible solo para Android y está recomendada para niños que no superen los 8 años. 

Toca clase de inglés

No todo iban a ser matemáticas o frases de lengua, también en verano es un buen momento para aprender algunas nociones de inglés. Y nada mejor que hacerlo con dos aplicaciones que encantarán a los más pequeños de la casa. La primera de ellas es LearnEnglish Kids: Playtime que emplea la dinámica de los juegos para que los usuarios más pequeños (orientado a niños de hasta 11 años) se acerquen a este idioma universal y comprendan qué leen, cómo es su gramática o cómo hablar correctamente. 

Además de esta app que se puede descargar en dispositivos tanto de iOS como de Android (como la siguiente), otra de las aplicaciones recomendadas para profundizar en otro idioma es Rosetta Stone Kids, diseñada en colaboración con el gigante del entretenimiento infantil Disney para niños con edades comprendidas entre los 3 y los 6 años. Así pues, gracias a esta tecnología pueden conocer sus primeras palabras, los números, colores y un sinfín de conocimientos básicos en el idioma de Shakespeare o en otras tantas lenguas disponibles para los más atrevidos.