Menú Buscar
Image de archivo de unas uñas mordidas, un mal hábito que se puede evitar con estos diez consejos / CG

Diez consejos para dejar de morderse las uñas

El hábito afecta el 30% de la población y cuenta con efectos psicológicos, emocionales y sociales

2 min

Morderse las uñas es un mal hábito que afecta entre el 20% y el 30% de la población. Porcentaje que se eleva hasta el 45% entre los más jóvenes. Es negativo por los efectos que tiene a nivel psicológico, emocional y social.

Los expertos dan diez pautas para poder acabar con ello:

  1. Autocontrol. No siempre es posible, por lo que se recomiendan ejercicios como acercar el dedo a unos centímetros del labio, dejarlo allí unos segundos y después retirarlo. Repetir la acción acortando cada vez más la distancia para reforzar la acción.
  2. Usar guantes, cuestión más sencilla en invierno que en verano. Es la fórmula más práctica de evitar llevarse el dedo a la boca.
  3. Masticar chicle. De esta forma se tienen las mandíbulas ocupadas.
  4. Usar regaliz. En los momentos de ansiedad es un sustituto de la uña.
  5. Poner aloe vera sobre la uña tras pasar un día en la nevera. Es una fórmula natural para dejar un sabor muy amargo y desagradable que impedirá las mordeduras. Además, sus propiedades antibacterianas y cicatrizantes curarán los cortes y acelerarán el proceso de regeneración.
  6. Poner tiritas durante un mes sobre las uñas. El tiempo que tarda en que crezca.
  7. Buscar una afición para los ratos libres que implique tener las manos ocupadas y sucias, como cerámica o pintar. Se distrae la mente y se evita el hábito.
  8. Hacer un ejercicio de introspección para intentar detectar qué ha generado el estrés o la inseguridad que fomenta el hábito.
  9. Usar uñas postizas. Es una alternativa cara, peor se evitará dañar las propias y se dará tiempo a su crecimiento.
  10. Autopremiarse por los avances. Marcarse unos objetivos y conseguir pequeñas recompensas cuando se consigan. Es una forma de motivación personal.