Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Estanterías de un videoclub / Michal Jarmoluk EN PIXABAY

El videoclub más antiguo de España está en Barcelona

Video Instant abrió sus puertas en 1980 y ha tenido que cambiar de ubicación ante la imposibilidad de hacer frente al alquiler del antiguo local

Noelia Hontoria
6 min

El videoclub es un modelo de negocio que alcanzó su clímax en la década de los 90, sin embargo, empezó a decrecer a pasos agigantados con el paso de los años. Eran los tiempos del VHS, un formato que acercaba el cine a casa. Ir al videoclub era toda una experiencia, un ritual de fin de semana que los niños nacidos en los 80 todavía recuerdan con nostalgia, cuando acudían con sus padres a elegir la película del día. De los tradicionales locales se pasó a una especie de televending. La tecnología empezaba a irrumpir y ya era posible, en las ciudades más avanzadas, alquilar una película a través de un kiosco callejero, fuera del horario comercial habitual.

La llegada del DVD supuso también la llegada de la piratería. En 2006, el cierre de todos los Blockbusters en España certificó lo que ya era una muerte anunciada. Sin embargo, todavía quedan algunos valientes en pie. Curiosamente, el videoclub más antiguo de España está en Barcelona y, aunque ha tenido que pasar por un crowdfunding para lograr sobrevivir, sigue en pie, en una nueva ubicación y con una serie de servicios añadidos al alquiler de películas.

Video Instan

Corría el año 1980 cuando Video Instan abrió sus puertas en la ciudad de Barcelona. La idea surgió cuando los dueños viajaron a Londres y París y descubrieron este modelo de negocio que, por aquel entonces, todavía no existía en España. Se convirtió así en el primer videoclub del país y abrió su centro de operaciones en la calle Enric Granados. En 2020 cumple 40 años abierto, aunque ha tenido que pasar por un traslado de local y un cierre temporal.

El cierre masivo de videoclubs a lo largo y ancho del país ha concedido a Video Instan el título de videoclub más antiguo de España. Pero, para su supervivencia, ha necesitado mucho apoyo. A pesar de ser un modelo de negocio que sobrevive a duras penas, el mayor problema llegó cuando finalizó su contrato de alquiler y se encontró con una subida del 200%. Aurora Depares, la actual propietaria e hija de los dueños iniciales, no pudo hacer frente a este gasto.

Palomitas para ver cine en casa / Annca EN PIXABAY
Palomitas para ver cine en casa / Annca EN PIXABAY

Micromecenazgo

Tras abandonar el local que fue la casa de Video Instan desde 1980, Aurora inició una campaña de crowdfunding o micromecenazgo, gracias a la cual pudo abrir tres meses después del cierre temporal ocasionado por la subida del alquiler. En esta campaña, consiguió recaudar 40.000 euros procedentes de 630 mecenas diferentes, con una aportación media de 60 euros por cada persona que participó en salvar el proyecto. Los participantes obtuvieron recompensas, como descuentos o entradas para espectáculos relacionados con el cine.

Grandes personalidades de la industria, como J.A Bayona, Pedro Almodóvar, Leticia Dolera u organizaciones y empresas del sector, como Acadèmia del Cinema Català o A Contracorriente Films apoyaron esta campaña para tratar de salvar el videoclub más antiguo de España. También consiguió el apoyo de nuevas plataformas digitales, como Filmin. Hoy en día, este espacio no es solo un videoclub, si no que también cuenta con una cafetería y una pequeña sala de cine, en un inteligente intento de renovarse y atraer a más público.

Catálogo con más de 45.000 películas

Gracias a los apoyos obtenidos, Video Instan logró reabrir sus puertas en un local de 320 metros cuadrados en la calle Viladomat 239, entre las paradas de metro Entença y Hospital Clínic. Este local se divide a su vez en varias actividades bien diferenciadas. Por un lado, existen 160 metros cuadrados dedicados al videoclub, el cual cuenta ya con un catálogo de más de 45.000 películas de todos los géneros, épocas y procedencias. Es posible alquilar y comprar DVD, Blu-Ray y VHS.

Otros 60 metros cuadrados están dedicados a una cafetería, donde se organizan talleres, workshops, presentaciones y más eventos. En los restantes 100 metros cuadrados hay un pequeño cine con 32 butacas, donde se realizan actividades de todo tipo, siempre relacionadas con el cine. El horario de apertura habitual es de 10.30h a 21.00h para el videoclub, de 09.00h a 21.00h para la cafetería y hasta las 23.00h para el cine.