Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos modelos de una Game Boy que funciona a energía solar / YOUTUBE

[VÍDEO] Desarrollan una Game Boy que funciona con energía solar

La nueva consola es igual a la de Nintendo con la diferencia de que no requiere batería y tiene una memoria no volátil

3 min

Hace menos de una semana, Nintendo presentó todas las novedades para los próximos meses. Destacaron principalmente las relacionadas con el 35 aniversario del Super Mario. Pero no se habló del desarrollo de una Game Boy sostenible, que funciona con energía solar.

La razón por la que la empresa nipona no habló de este revival es porque sus creadores no forman parte de la compañía. El invento es obra de un equipo de investigadores de la Universidad Northwestern (Estados Unidos) y la Universidad Tecnológica de Delft (Países Bajos).

Sin batería

El funcionamiento de la consola parece algo complejo para los no iniciados. Cuando uno presiona cualquier botón del dispositivo, éste convierte esa energía en algo que potencia el juego. Pero esta es sólo una segunda fuente de energía.

La creación funciona sin batería y está equipada con una serie de placas solares conectados en la carcasa exterior de la máquina. Esto provoca que la resistencia de esta Game Boy sostenible dependa principalmente de la luz solar.

Memoria

Sus creadores han pensado en cómo poder conservar la partida ante fallas del sistema por la falta de luz. Para ello han desarrollado un hardware y un software “desde cero”, revela Josiah Hester, uno de los autores de esta consola de la Universidad Northwestern.

La Engage, como han bautizado al dispositivo, almacena “el estado del sistema en una memoria no volátil, lo que minimiza la sobrecarga y permite una rápida restauración cuando vuelve la energía". Eso provoca que uno pueda jugar indefinidamente.

Juegos

La nueva consola, que tiene el aspecto de la clásica Game Boy, también incorpora una ranura con la parte superior trasera para insertar los cartuchos de los juegos. No todos funcionan, pero juegos de menos acción como el Tetris, el ajedrez o el solitario funcionan a la perfección.

La voluntad de sus creadores es demostrar que “es posible crear un sistema de juego sostenible que brinde diversión y alegría al usuario”, señala Przemyslaw Pawelczak, de la Universidad de Delft.