Menú Buscar
Demostración de valentía en saltos de paracaídas / PIXABAY

¿Por qué hay personas más valientes que otras?

La respuesta está en las células OLM conocidas como neuronas de la valentía

3 min

Un equipo de científicos de la Universidad de Uppsala, en Suecia, y de la Universidad Federal Rio do Norte, de Brasil, ha publicado un descubrimiento en la revista Nature Communications sobre un tipo de neuronas presentes en el cerebro humano a las que han bautizado como neuronas de la valentía. En concreto, estos mecanismos neuronales se tratan de una serie de células OLMoriens lacunosum-moleculare– que se ubican en la parte del hipocampo cerebral y que cumplen una función de 'guardianas de la memoria'.

Sin embargo, en los análisis de los investigadores, las células OLM no solo están encargadas de almacenar recuerdos, sino que después de diversas pruebas en roedores, se ha demostrado una información mucho más valiosa. Tal y como señalan los científicos, al estimular estas células se producía una actividad cerebral de seguridad similar a la que desarrollan los animales en ambientes amenazantes.

Relación con la ansiedad

La ansiedad adaptativa es un tipo de sentimiento que experimentan las personas ante una situación de alerta. Cuando esta ansiedad está controlada y sigue unos parámetros normales tiende a ser una emoción positiva para el ser humano ya que impide que se someta a conductas peligrosas y de riesgo. Sin embargo, cuando la ansiedad adaptativa no encuentra su punto intermedio la apreciación del riesgo se esfuma o se reduce en niveles muy significativos, siendo este un factor que puede desequilibrar a la persona.

Por este motivo es tan importante localizar la zona del cerebro en la que se codifican los procesos de ansiedad y las conductas peligrosas. Según los doctores Sanja Mikulovic, Ernesto Restrepo, Klas Kullander y Richardson Leao, principales autores del estudio, cuanto más activas están las células OLM, más riesgos estamos dispuestos a correr en situaciones de peligro. Sin embargo, lo más interesante de todo, es que estás células pueden controlarse farmacológicamente por lo que el hallazgo es un primer paso para el futuro desarrollo de antidepresivos y ansiolíticos dirigidos únicamente a tratar este tipo de ansiedad.