Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de jengibre para preparar una infusión / jusfilm en UNSPLASH

Botiquín natural en la cocina gracias a los usos medicinales del jengibre

Una planta que se usa en la cocina sobre todo por su aroma y el sabor un poco picante que da a los platos

Victoria Herrero
6 min

En la despensa de la cocina no solo se guardan los ingredientes más adecuados para hacer las recetas más deliciosas. En esta parte de la casa también se pueden preparar los mejores remedios naturales para ciertas afecciones de salud que no revistan de mucha gravedad, igual que se hacía antaño. Y es que las plantas no solo se usan para aportar aroma e intensidad a un plato, también cuentan con numerosas propiedades de lo más beneficiosas para el organismo.

En este caso, este artículo desgranará algunas de las curiosidades de una planta muy usada en la cocina, el jengibre, pero desde el punto de vista de sus aspectos más saludables. El jengibre pertenece a la familia de las zingiberáceas y sorprende sobre todo por un tallo que destaca por un aroma y un sabor picante muy apreciado en la gastronomía.

Beneficios

Todo lo bueno que aporta esta planta viene en parte gracias a los más de 400 compuestos distintos que tiene y entre los que destacan los lípidos, los carbohidratos, los aminoácidos y los elementos fenólicos; así como su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales. No es de extrañar, por tanto, que su consumo resulte de lo más beneficioso para el organismo hasta el punto de ser todo un cóctel de salud natural

Así pues, entre sus aspectos favorables destaca el hecho de que actúa como antioxidante gracias sobre todo a la alta concentración que se observa en su raíz por lo que resulta un buen aliado para reducir la acción de los radicales libres y, con ello, evitar (o al menos retrasar en la medida de lo posible) el daño oxidativo de las células, así como el envejecimiento prematuro de las mismas. 

Más propiedades

En el caso de que haya una situación de inflamación o hinchazón, otro de los usos del jengibre es actuar como antiinflamatorio para reducir ese dolor que se pueda sentir. Por ejemplo, se trata de un remedio natural que puede complementar el tratamiento médico que siguen aquellos pacientes que sufren osteoartritis

Y si lo que sucede es que una persona se encuentra con vómitos o náuseas no demasiado graves o complicadas (por ejemplo, en los primeros meses del embarazo) una infusión a base de jengibre o bien un poco de esta planta rallada en una ensalada o en otro tipo de platos puede ayudar a aliviar ese malestar estomacal. También ayuda cuando hay gases ya que facilita que se produzca un vaciado gástrico. 

Embarazada, para la que se aconseja jengibre cuando hay náuseas   Anastasiia Chepinska en UNSPLASH
Embarazada, para la que se aconseja jengibre cuando hay náuseas Anastasiia Chepinska en UNSPLASH

Función antibacteriana

La amplia lista de beneficios de esta planta natural no se acaba en el punto anterior. Otro de los usos, cuando se toma en forma de extracto, puede favorecer que no proliferen ciertas bacterias como el caso del E.coli, los estafilococos y estreptococos o la salmonella. Lo mismo que si esos "huéspedes" dañinos se cuelan en la zona de la boca provocando afecciones de salud como la gingivitis o la periodontitis. También el jengibre es bueno en este caso. 

Precisamente, en pro de mejorar la salud bucal actúa otra de las propiedades del jengibre. Existe un remedio natural, compartido durante siglos de generación en generación, para acabar con la halitosis; el mal aliento. Basta con emplear un pequeño trozo de esta planta encurtido con vinagre para refrescar la boca después de cada comida y antes de lavarse los dientes de manera habitual. 

Formas de consumo más habituales

Para aprovechar las bondades antes descritas se recomienda sobre todo consumir jengibre en forma de extracto o bien directamente la raíz cruda o cocida. Por ejemplo, si el problema es que uno está mareado, nada como preparar una infusión hecha con un par de rodajas de jengibre fresco rallado y algo de manzanilla para aliviar esa sensación. También resulta útil en este caso, si no se puede preparar esta bebida caliente, masticar un trozo de raíz cruda o bien servirlo fresco rallado sobre platos ya preparados. 

Eso sí, pese a ser un elemento natural no viene del todo mal tener en cuenta algunas precauciones a la hora de tomar jengibre. Así pues, no está indicado su consumo cuando se trate de niños menores de 6 años o en aquellas personas que tengan una úlcera gastroduodenal. Aunque se ha dicho que es bueno para paliar los síntomas más incómodos de los primeros meses de embarazo, la recomendación para gestantes (y también madres lactantes) es no excederse en su consumo y recurrir al jengibre en períodos cortos de tiempo como indique un profesional sanitario.