Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump / EP

¿Y si Trump cuenta con su propia red social?

Las grandes tecnológicas han dado la espalda al expresidente de los Estados Unidos, pero sus seguidores han encontrado nuevas vías de comunicación

6 min

Los graves incidentes acaecidos en el Capitolio de Estados Unidos aún siguen coleando y afectan directamente a Donald Trump, quien con sus continuas acusaciones de fraude electoral provocó que miles de seguidores se reunieran para “salvar la democracia”.

Eso llevó a una invasión sin precedentes del congreso por parte de todo tipo de individuos que no dudaron en exponer sus fotos en las redes sociales ante el beneplácito de las autoridades, que en esta ocasión no actuaron con la contundencia empleada otras veces.

Stop Trump

Ha sido tal la repercusión que ha tenido este asalto, que la mayoría de las redes sociales donde los grupos de apoyo a Trump campaban a sus anchas han eliminado y bloqueado este tipo de contenidos para frenar iniciativas como #stormthecapitol.

De hecho, han dado un paso sin precedentes: bloquear al propio Donald Trump, presidente de Estados Unidos hasta que Joe Biden jure el cargo después de que el Partido Demócrata ganara las últimas elecciones, pese a las inconveniencias del multimillonario.

Las grandes tecnológicas dicen basta

La primera de las compañías que dio el paso de bloquear la cuenta de Trump fue Twitter, que conminaba al político a eliminar algunos tuits que podrían originar violencia. Esta decisión también la tomó Facebook (en la red social con este nombre y en Instagram), cuyo CEO Mark Zuckerberg escribió la explicación de por qué el perfil de Trump podía resultar peligroso para la estabilidad política. Después se unió Snapchat.

Y por supuesto, Google también ha hecho todo lo posible por eliminar el contenido pro-Trump que invita a tomar medidas poco constitucionales --a pesar de que sea eso mismo lo que estén defendiendo--. Tanto es así que Youtube persigue los vídeos que lo incluyan.

Asalto al Capitolio de EE / EL ESPAÑOL
Asalto al Capitolio de EE.UU. / EL ESPAÑOL

Otras redes

Como cabía esperar, los seguidores más beligerantes del expresidente no tardaron en buscar otras vías de expresión con menos usuarios pero donde no existe ningún tipo de censura. Este es el caso de Parler, una especie de Twitter a la que han recurrido numerosos defensores de Trump para seguir en contacto y organizándose, al tiempo que exponen las teorías conspirativas que le van a apartar del poder.

"Siempre hemos aplicado y aplicaremos nuestras reglas contra la violencia y actividades ilegales. Pero NO cederemos a las empresas con motivaciones políticas y a los autoritarios que odian la libertad de expresión”, explicaba el propio CEO de Parler ante el aumento de usuarios… y de presiones externas.

En ningún marketplace

Ante su política de contenidos en donde no hay (aparentemente) límites, los principales marketplaces han eliminado la opción de descargarse la app de Parler, de modo que no es posible encontrarla ni en Amazon, ni en Apple, ni en Google.

Esto podría significar el final de una aplicación que solo se podrá descargar mediante el envío de un archivo APK al teléfono. No obstante, sus responsables no se rinden y seguirán dando un servicio que es muy propicio para quienes no dudaron en asaltar el Capitolio porque lo creían conveniente.

Gab, el otro Facebook

Pero Parler no es la única red que ha crecido después de que Trump fuera bloqueado en las principales redes sociales. Otra es Gab, en la que el propio político ha abierto un perfil para compartir sus pensamientos, declaraciones y demás.  Eso ha llevado a que el número de peticiones aumentara a un ritmo de 10.000 nuevas a la hora, lo que indica que el hasta ahora presidente cuenta con numerosos seguidores que “compran” su teoría de que se ha producido un gran fraude electoral.

Sea como fuere, si Donald Trump adquiriera una gran presencia en Gab, esta podría convertirse en una red donde llevar a cabo cualquiera de sus estrategias para desestabilizar un gobierno que podría enfrentarse a una crisis nunca antes vivida. De hecho, si se busca gab.com, el nombre de Trump se encuentra asociado (en nuestro país aparece el de Vox).

Problemas en el pasado

Cabe señalar que Gab no es una red de reciente creación, sino que ya fue el foco de todas las miradas en el año 2018, cuando un pistolero llevó a cabo un tiroteo en una sinagoga después de haber publicado todo tipo de mensajes de odio hacia la comunidad judía en general, y contra dicha sinagoga en particular.

A pesar de todo ello, Gab sigue en marcha y en una simple ojeada al “muro” sin haberse registrado muestra la gran cantidad de mensajes que apelan a la victoria de Trump en las elecciones de Estados Unidos.