Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen tomada de la superficie de Marte / PIXABAY

¿Cuánto cuesta tener tierra marciana en casa?

Astrofísicos de Florida han creado simulantes de tierra marciana que venden a 20 euros el kilo

3 min

La Universidad de Florida Central ha llevado a cabo un experimento con el que pretende recrear el suelo del planeta Marte y monetizar las muestras. Se trata de un método estandarizado con el que los científicos son capaces de crear simulantes de suelo marciano y asteroide a partir de tierra terrestre en la que se han modificado sus propiedades. “El simulante es útil para la investigación, ya que esperamos ir a Marte. Si vamos a ir, necesitaremos alimentos, agua y otros elementos esenciales. A medida que desarrollamos soluciones, necesitamos una forma de probar cómo se desarrollarán estas ideas” afirma al respecto el profesor de física Dan Britt, miembro del Grupo de Ciencias Planetarias de la UCF.

Vídeo sobre la superficie de Marte / CIENCIA PLUS YOUTUBE

Para ello, la Universidad de Florida se ha basado en una técnica de estandarizado apoyada por los datos ofrecidos por el rover Curiosityel robot de la NASA destinado a observar el planeta rojo. “Con esta técnica podemos producir muchas muestras. La mayoría de los minerales que necesitamos se encuentran en la Tierra, aunque algunos son muy difíciles de obtener”, ha asegurado Kevin Cannon, investigador y autor principal del artículo.

Encargo de pedidos

Esta peculiar innovación no ha pasado desapercibida dentro de la comunidad científica y muchos son los que han puesto precio a la tierra marciana modificada. Tanto es así, que actualmente el equipo de investigadores ya tiene cerca de treinta pedidos pendientes, incluyendo uno de ellos más ambicioso, de media tonelada, solicitado por el Centro Espacial Kennedy.

Gracias a esta acogida, los investigadores Britt y Cannon consideran que hay un mercado muy posible para el simulante y han estipulado un precio de 20 dólares por kilo, a lo que hay que sumar los gastos de envío. A partir de ahora, cualquiera que quiera rascarse el bolsillo puede tener un trozo de Marte en casa y realizar sus propios experimentos para descubrir nuevos avances sobre el misterioso planeta rojo.